Mamá y Familia

Estos alimentos ayudarán a que tus hijos rindan bien en el cole

Para que tengan más energía durante el día, los alimentos infaltables son la leche, el pescado, las frutas y las verduras.

Estos alimentos ayudarán a que tus hijos rindan bien en el cole

Otros alimentos indispensables son la quinua, el pescado de color oscuro, el pollo, las menestras y las semillas.

Miércoles 16 de mayo del 2018

La etapa escolar es cuando más energías necesitan los niños para rendir óptimamente en el colegio, tanto intelectual como físicamente. Por eso es tan necesario asegurarles una buena alimentación. Dos expertos te dicen qué alimentos no deben faltar en su dieta.

AL INICIAR EL DÍA
Nada es más importante que empezar la jornada con los ánimos arriba. De acuerdo con el médico nutriólogo Arnaldo Hurtado, el desayuno es la comida más importante del día, “porque se viene de un largo reposo y es importante prepararse para estar bien alimentados y en estado de alerta para aprender”.

En ese sentido, nunca deben faltar tres tipos de alimentos: los lácteos (yogurt, leche, queso, etc.), los cereales (avena, quinua o granos de fibra) y las frutas. Los primeros aportarán una gran cantidad de proteínas de calidad, calcio y vitaminas, necesarios para las actividades de movimiento de tu hijo. Los cereales le ofrecen nutrientes del grupo vitamínico B y E, además de minerales como el hierro y el potasio, importantes para el crecimiento de los niños y el buen rendimiento escolar. Las frutas son una fuente importante de fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes, indispensable para la salud.

Por ejemplo, puedes darle a tu hijo avena, pan con queso y alguna fruta. Suele pasar que el tiempo se acorta mucho en la mañana. En este caso, lo ideal es completar el desayuno en dos partes. Antes de salir, puedes hacer un jugo de frutas y verduras, como manzana, pepino, limón y apio, y mandar de lonchera el resto de alimentos que hacen falta, como un yogurt y un sándwich de pan integral acompañado con jamón, carne o huevo.

EN EL ALMUERZO
Luego de un día de escuela, juegos y actividades, tu hijo necesita recargar sus energías para continuar con sus tareas. Para eso, es indispensable tener un almuerzo balanceado que contenga vegetales, proteínas de origen animal y tubérculos, legumbres y frutos secos.

“Básicamente se trata de darles proteínas de alto valor biológico, es decir de origen animal (huevo o algún cárnico), que ayudan al desarrollo cerebral y hace que el niño aprenda. Debe ir acompañado de ácidos grasos esenciales y otras fuentes de proteínas”, comenta Hurtado.

Algunos alimentos indispensables que no deben faltar en la semana son la quinua, el pescado de color oscuro (caballa, atún, jurel, salmón, la trucha, etc.), el pollo, las menestras y las semillas (nueces, maní, almendras). Por ejemplo, puedes preparar alguna menestra acompañada con pescado y una ensalada de verduras con aceite de oliva reforzada con semillas de girasol o chía. Otro día, quinua con pollo, verduras con palta y un poco de frutos secos, que contienen Omega – 3.

Según la nutricionista Flor de María Díaz no existe nada de malo en consumir un ají de gallina, un saltado de vainitas o incluso algunas frituras de vez en cuando, siempre y cuando estas sean hechas en casa. La idea es darles a nuestros hijos comida sana.

“Las ensaladas de verduras no pueden faltar. Si no les gusta, hay que buscar otra forma de darles, se puede hacer en salteado de verduras, por ejemplo. Tampoco deben dejar de comer el trigo entero, las habas, el huevo, las vísceras (hígado, sangrecita, anticuchos), que son fuente de hierro” comenta la experta. “Por supuesto las frutas tampoco deben faltar, de todos los colores, porque cada color aporta un nutriente específico. Asimismo, el agua debe ser visto como un alimento más y no como un adicional”, agrega. Al finalizar el día, los consejos para el almuerzo lo son también para la cena.

ENTRE COMIDAS
Debes tener en cuenta el horario de tu hijo y considerar la hora de salida y de llegada a tu casa. Si estudia hasta muy tarde, es necesario que le envíes dos loncheras (de media mañana y media tarde) que complementen su alimentación. Estas deben ser ligeras, la primera puede completar el desayuno y la segunda debe ser como una entrada al almuerzo que tendrá en casa después.

Evita darle dinero a tu hijo para que compre su propia comida. Ten en cuenta que los productos empaquetados pueden ser dañinos para su salud. Si le sirves una buena lonchera, no tendrás que preocuparte por esto, ya que según afirma Díaz, “cuando su cuerpo recibe los nutrientes que necesita, no va a tener hambre y no querrá consumir dulces, gaseosas u otros alimentos no saludables”.

Por supuesto, considera que la alimentación es un hábito, por lo que es necesario que enseñes con el ejemplo y acompañes y guíes siempre a tus engreídos en sus comidas en cada oportunidad que tengas.

✎ Escribe: Maritza Noriega

PATROCINADO POR TOTTUS

NOTAS RELACIONADAS