Mamá y Mujer

La importancia del descanso para mejorar tu desempeño diario

La falta de sueño puede impedir que te dediques 100% a tus labores.

La importancia del descanso para mejorar tu desempeño diario

Una de las consecuencias es la alteración del estado de ánimo de la persona.

Miércoles 22 de agosto del 2018

“Duerme todo lo que puedas ahora que estás embarazada, después no podrás”. Cuántas veces escuchaste decir esta frase. Si eres madre, debieron habértela repetido muchas veces y, de seguro, confirmaste que dicha recomendación no estaba lejos de la realidad.

No en vano un estudio de la Academia Americana de Neurología concluye que la principal causa de la falta de sueño en mujeres menores de 45 años es la llegada de un bebé. Y, mientras mayor sea el número de niños, la privación del descanso en las madres va en aumento. ¿Hasta qué punto la falta de sueño puede interferir en tu desempeño diario como mujer y mamá?

Cynthia Campos, obstetra de la Clínica San Borja, confirma que el descanso juega un papel fundamental para el bienestar del ser humano, debido a que durante este periodo de reposo, el cuerpo se auto repara. “Un sueño breve y de calidad deficitaria puede afectar la salud mental y los procesos cognitivos relacionados con la memoria, perjudicando el buen rendimiento y la calidad de vida en general”, explica.

El hecho de no dormir bien puede generar cambios de humor y alteraciones en el estado de ánimo. Pero las consecuencias negativas -agrega la especialista- también se llegan a reflejar en una mayor incidencia de desórdenes emocionales, así como en afecciones en la memoria y en el desarrollo de tareas psicomotrices. Sin contar que puede desencadenar en trastornos psiquiátricos o descompensar los ya existentes.

CAMBIO DE HÁBITOS
¿Es posible recuperar el sueño perdido? La psicóloga y docente de la Universidad Norbert Wiener, Mercedes Ortiz, asegura que no se recupera en su totalidad, debido a que se trata de un estado fisiológico imprescindible para la calidad de vida del ser humano.

“Como resultado se origina la llamada deuda de sueño. Pese a que esta se puede pagar, no es suficiente con hacerlo los fines de semana, porque no todos necesitan las mismas horas de sueño”, afirma.

Cynthia Campos coincide en opinar que el sueño perdido no se recupera, aun tras intentar compensarlo. “Dormir bien en el fin de semana no ayudará a recuperar las horas de descanso perdidas de lunes a viernes. De hecho, hacerlo causará una falsa sensación de bienestar matinal, porque, a medida que pasan las horas, se vuelven diez veces más lentas las reacciones”, explica.

¿Qué hacer entonces? “La solución pasa por dormir un poco más cada día, dando al cuerpo la oportunidad de recuperarse y retomar el ritmo natural de sueño y vigilia”, afirma Mercedes Ortiz.

Buscar una solución a esa falta de descanso, pasa por organizar tus horarios y reservar intervalos de tiempo para hacer breves pausas, así como por realizar ejercicios de respiración. “Inhalar y exhalar profundamente nos relajará y nos dará calma, pero también debemos considerar tiempo para nosotras mismas, sin generar sentimientos de culpa por descansar”, añade Campos.

Ambas especialistas coinciden en la necesidad de establecer un horario para dormir. Para que funcione, hay que instaurar una rutina diaria que ayude al cuerpo a adoptar un ritmo biológico. ¿Cómo hacerlo? Recurrir a actividades más relajantes como tomar un baño caliente o una infusión, puede ayudar a conseguir ese objetivo.

Pero además de fijarte horarios, recomiendan poner especial atención al cuidado de la alimentación, porque también se convertirá en otro punto clave a la hora de mantener hábitos saludables, que ayuden a estabilizar el organismo.

En ese sentido, debes eliminar de la dieta los azúcares y la cafeína (especialmente en la segunda mitad del día), consumir alimentos ricos en proteínas y vitaminas, evitar el uso de aparatos electrónicos (TV, computadora, laptop, smartphone o tableta) y no realizar ejercicios por las noches, porque “activan” a la persona y el deseo de dormir desaparece.

Ahora que lo sabes, dedica parte de tu tiempo a la elaboración de un plan encaminado a disminuir la falta de sueño y, como dice la psicóloga Mercedes Ortiz, no dudes en echar mano de una buena comunicación con tu pareja y tu familia para solicitar ayuda cuando lo necesites. “Las mamás también nos cansamos, aunque nos consideren súper heroínas. Nunca olvide que el sueño es más importante, que mantener la casa limpia”, sentencia.

✎ Escribe: Silvia Mendoza

PATROCINADO POR TOTTUS

NOTAS RELACIONADAS