Mamá y Hogar

¿Los niños se vuelven responsables al tener una mascota?

Los niños se vuelven más empáticos e incluso adquieren habilidades sociales. Te contamos más beneficios en esta nota.

¿Los niños se vuelven responsables al tener una mascota?

Los golden retriever son muy buenos lazarillos, tranquilos e ideales para los pequeños.

Viernes 27 de abril del 2018

La llegada de una mascota a la casa es siempre un motivo de alegría. También de grandes beneficios para los niños, porque desarrollan su sentido de responsabilidad al hacerse cargo de la higiene de la mascota, de su alimentación, de los paseos (en caso de que sea un perro) y, sobre todo, de darle mucho amor. Te orientamos respecto a cómo debe ser la crianza y qué beneficios adquieren tus hijos con ella.

ORGANIZACIÓN DE TAREAS
Lo ideal es que cada miembro de la familia se ocupe de algún cuidado de la mascota. Anímate a armar un esquema con un horario y un encargado de cada actividad, como darle de comer, cambiarle el agua, lavar los platos, etc. Esto incentivará a tu hijo a organizarse en sus actividades y a cumplir sus compromisos.

También pueden marcar en un calendario los días que a la mascota le toca el baño o las vacunas o la visita al veterinario. De la alimentación, se pueden encargar incluso los más pequeños, pero siempre con la supervisión de los padres. Y partir de los 11 o 12 años, los niños ya pueden bañar a las mascotas y sacarlos a pasear en compañía de un adulto.

Si tienes un perro o un gato, los niños pueden ocuparse de peinarlos para mantenerlos limpios y para que boten menos pelos en la casa. El horario para ello podría ser después de realizar las tareas del colegio.

Y si tienes un ave, un conejo o un hámster, los niños más grandes se pueden encargar de la limpieza de la jaula, al menos los fines de semana.

PERROS Y MÁS PERROS
Si lo que quieres es un perro, te conviene saber cuáles son las razas más apropiadas para niños. Los golden retriever, por ejemplo, son muy buenos lazarillos, tranquilos, ideales para pequeños. También el labrador, muy juguetón con los pequeños; o el bóxer, que es cariñoso y le encanta que lo acaricien. Otro perro muy noble es el pastor alemán, obediente y respetuoso, gran protector de la familia.

Otra opción es adoptar un perro, trata de que sea un cachorro y asegúrate de que sea bueno con los niños. Así también les enseñarás a tus hijos a preocuparse por lo que ocurre en el mundo, será como un baño de sensibilidad.

HABILIDADES SOCIALES
Una vez que elijas la raza adecuada o la mascota ideal para la familia, prepárate para ver cómo tus chicos empiezan a desarrollar habilidades sociales y emocionales con su mascota.

“Los chicos mejoran su autoestima, porque sienten que el bienestar de la mascota depende en parte de ellos. También desarrollan empatía, porque aprenden a preocuparse por un tercero. Además, el juego con el animal ayuda a disminuir el estrés, la ansiedad y el sedentarismo”, señala la psicóloga Tita Díaz de Campos.

La mascota contribuye Incluso con la buena salud y combate el sedentarismo. Mediante el juego con el animal, los niños incrementan su actividad física y así disminuyen el riesgo de padecer diferentes enfermedades”, cuenta Fernando Chávez, director médico de la Clínica Veterinaria Bertchi.

NO AL MALTRATO
Ahora bien, algo que debes prevenir es el maltrato animal. A veces los más pequeños pueden ser agresivos con las mascotas. Tita indica que la mejor forma de enseñarles a ser cuidadosos es a través del ejemplo y la comunicación. “La crueldad hacia los animales de manera consciente es algo que debería preocuparnos, sobre todo si después del acto no hay arrepentimiento”, finaliza.

Entonces, la presencia de una mascota en casa tiene muchos beneficios y puede ser motivo para que los niños asuman compromisos y se vuelvan más responsables. Pero ten en cuenta que el adulto siempre debe ser un supervisor. 

✎ Escribe: Maritza Noriega

PATROCINADO POR TOTTUS

NOTAS RELACIONADAS