Mamá y Familia

Consejos para controlar el uso de videojuegos en los niños

La recomendación es una hora diaria y alternar con otras actividades que no involucren pantallas.

Consejos para controlar el uso de videojuegos en los niños

El uso desmedido de los videojuegos es un tema serio. Incluso, la adicción ha sido considera como trastorno de salud mental por la OMS.

Miércoles 18 de julio del 2018

Sebastián no quiere dejar de jugar. Está empeñado en “pasar de nivel” y hasta que no lo logre se mantiene aferrado al equipo. Tiene su videojuego favorito en cada pantalla de su casa: el televisor, la tablet, el smartphone y la computadora. En cualquier formato, queda absorto en las imágenes. ¿Cómo controlar esta adicción, sobre todo  en vacaciones cuando los niños tendrán más tiempo libre?

El Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado - Hideyo Noguchi comparte las siguientes recomendaciones para equilibrar el uso de aparatos electrónicos y la vida social en un menor de edad:

1. Establece una hora diaria de videojuegos como máximo, para evitar que se genere cansancio visual o ansiedad.

2. Los hijos deben saber que los videojuegos no son la única opción de entretenimiento. Los padres necesitan compartir con ellos más actividades al aire libre de manera semanal.

3. Presta atención a cambios bruscos en los hábitos y rutinas de tus pequeños, con el fin de identificar si tienen algún problema de adicción o déficit de atención.

4. Abrázalos. Los niños y adolescentes requieren de protección y seguridad. No hay consola que cambie eso. Más amor, menos tecnología.

5. Acompáñalo mientras juega. Incluso, pueden tomar turnos. No conviertas a los videojuegos en una niñera electrónica. Involúcrate, pídele que te enseñe trucos.

EDADES Y RESTRICCIONES
El uso de los videojuegos es un tema serio. Y los padres deben tener más conciencia sobre ello. Tanto, que la adicción que genera ha sido considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un trastorno de salud mental. La ICD la describe como un patrón de comportamiento persistente.

Percy Rivadeneira, director de la carrera de psicología de la Universidad Científica del Sur y terapeuta familiar, prefiere referirse a esa conducta como juego problemático. “Jugar es parte de la vida del niño. Por ende, ninguna actividad lúdica puede prohibirse, pero sí adecuarse”, aclara.

Es valioso para el pequeño que el padre o la madre dirija el juego. Así, podrá distinguir cuándo inicia y finaliza su tiempo frente a la pantalla, sin lugar a pataletas. Según el terapeuta, los tutores también deben acompañarlo en la siguiente actividad al finalizar el tiempo de los videojuegos. La Academia Americana de Médicos de Familia recomienda que sea una actividad física y que los niños la practiquen al menos de 30 a 60 minutos al día.

El especialista indica que la edad ideal para que un menor se entretenga con videojuegos es de 8 años en adelante. “Su cerebro recién estará en condiciones de diferenciar la simulación virtual de la realidad. Además, es una etapa crucial para establecer un vínculo sólido de amor padre-madre-hijo, sin tecnología”, enfatiza.

Para prevenir el uso desmedido de los videojuegos, primero es necesario que los papás se pongan de acuerdo sobre los límites que desean establecer. Luego, deben predicar con el ejemplo si quieren ver resultados en sus pequeños. De nada sirve prohibirle a sus hijos usar aparatos electrónicos en la mesa o antes de dormir como regla general, si mamá y papá no se despegan. Ustedes también tienen que dejar sus celulares de lado.

✎ Escribe: Fiorella Carrera

PATROCINADO POR TOTTUS

NOTAS RELACIONADAS