Mamá y Mujer

Soledad en la maternidad: ¿Cómo superar este estado emocional?

La soledad es un sentimiento común entre las madres. Comunica tus emociones a tu red de apoyo para fortalecerte.

Soledad en la maternidad: ¿Cómo superar este estado emocional?

Aprovecha los controles con el pediatra o con tu ginecólogo para expresarle este sentimiento. Ellos podrán darte pautas para sentirte mejor.

Miércoles 25 de julio del 2018

“Uno de los motivos por los que abrí el blog fue porque me sentía muy sola”, cuenta Milagros Sáenz, creadora de Neuromamá, espacio donde habla sin filtro sobre la maternidad. “Cuando me embaracé estaba terminando una maestría fuera del país. Toda mi vida estudié y trabajé. Pero un buen día volví a Lima a dar a luz a mi hijo mayor. Nace Bernardo y me la pasé encerrada con él las 24 horas”, recuerda.

La maternidad te puede aislar. “Te absorbe tanto que no tienes con quién hablar. Tus horarios cambian de un día para otro, tu energía se va al piso y, si no tienes amigas que estén pasando por lo mismo, o incluso teniéndolas, es difícil”, continúa Milagros, quien es además socióloga y una de las autoras del libro “Ser Madre y sus Dilemas. Cómo viven, sienten y practican su maternidad las limeñas de hoy”.

Admite que le hubiera sido muy útil en su primer embarazo leer publicaciones sobre la etapa posnatal para saber a qué se enfrentaba. “No solo te sientes sola porque no hay nadie alrededor, sino porque ya no eres tú. Ni siquiera eres  dueña de tus tiempos. Ahora eres una mamá que no sabe si al día siguiente va a dormir o no, a qué hora se va a levantar. No tienes idea de nada”, explica.

La familia puede no estar muchas veces. De hecho, los papás, hermanas y esposo de Milagros trabajaban en horario de oficina. Por eso, agradecía mucho las visitas que llegaban a cargar a su bebé para que ella se pudiera duchar, comer o peinar. “Me hubiera servido un montón en esa época tener redes sociales. Por suerte en mi tercer embarazo usé Facebook. Cuando me tocaba estar despierta a las 3 a.m., chateaba con amigas que vivían fuera y me sentía acompañada”.  

¿Hablabas de esa soledad con tu esposo?, le preguntamos. “Claro que sí. Le decía cómo me sentía, que estuviera conmigo tanto como pudiera. Pero creo que los papás viven la paternidad de una forma distinta a nosotras. Cuando nuestro hijo nació, él me acompañó durante los 4 días de licencia que le dieron en el trabajo, y luego volvió a lo suyo. A mí me tocaba desayunar y almorzar sola. En ese entonces fue duro. Ahora sé que la etapa de no dormir y esa soledad pasa”. 

¿CÓMO ENTENDERLO?

María del Rosario Paredes, psicóloga de la Clínica Auna Bellavista, indica que la etapa posnatal es un proceso de adaptación de la madre al bebé. “Hay mujeres que logran atravesarlo muy rápido, pero a otras les cuesta más ese brusco cambio de rutina. Es justo allí cuando aparece la soledad, junto con el estrés y la ansiedad, es decir, el miedo al futuro”, afirma.

Ese sentimiento de soledad puede estar asociado a un estado de depresión posparto, que afecta de forma leve a casi 80% de las mujeres. Las razones son varias: rechazo a rutinas distintas a las que estaban acostumbradas, agobio por tantas tareas, baja autoestima por los cambios físicos, e incluso, culpa con la pareja porque no desean tener relaciones sexuales.

Los papás deben entender que el estado emocional de la mamá no es gratuito. Ellas necesitan sentirse apoyadas para superar esta etapa. “Hay mujeres que, por ejemplo, aman tener su casa limpia y ordenada. Cuando llega el bebé pasa todo lo contrario y se angustian. El esposo puede ayudar en el aseo y restarle una preocupación a la madre”, recomienda la terapeuta.

RED DE APOYO

"Mi vida es una locura", confiesa Verónica Tamashiro. Mientras conversamos le da de lactar a Silvano de dos meses y distrae a Yago, su hijo mayor, de 3 años que se baña en la tina. Con la mano que le queda, sigue coordinando cosas del trabajo por Whatsapp. Cuesta pensar que ella pueda sentirse sola, pero sucede.

“Ocurre que te venden la publicidad de la mamá feliz, donde todo es perfecto y no pasa nada. Tú paseando con tu coche regia. Lo que ayuda un montón a creerte una vida de fantasía. Cuando después te toca afrontar esta soledad, te preguntas adónde se fue ese cuento de hadas”, comenta.

¿Cómo puede ayudar la familia y los amigos cercanos a aplacar ese sentimiento? Fiorella Guzmán, obstetra, consultora en lactancia materna y creadora del blog Mami Obstetra, llama a este círculo íntimo la tribu de la madre. “Este grupo es pieza fundamental en el estado emocional de la mujer. Por eso, los padres deben elegir quiénes formarán parte de esa tribu”, opina.

Este círculo debe transmitirle seguridad a la mamá y evitar comentarios críticos. Cualquier palabra mal dicha podría generarle sensación de culpa o cuestionarse si está cuidando bien a su bebé. “Es primordial que le den el espacio necesario para que se sienta libre, sin ser juzgada”, acota Guzmán.

Al visitar a la mamá de un recién nacido, asístela en las tareas del hogar: ofrécete para lavar los platos, cocina algo que le guste, ordena el cuarto del bebé, pregúntale cómo se siente. El propósito es que esta tribu, como lo llama Guzmán, sume y no reste.

✎ Escribe: Fiorella Carrera

PATROCINADO POR TOTTUS

NOTAS RELACIONADAS