Videos

[VIDEO] Marilú Salazar: el running como antídoto del cáncer

El deporte le ayudó a superar dos momentos difíciles de su vida. Hoy, agradece cada instante sumando kilómetros a su favor.

Cuando Marilú inició un entrenamiento riguroso de running, los médicos le detectaron cáncer de mama. Pese a ello, la corredora nunca amilanó. (Foto: José Ramírez Agurto).

Lunes 15 de octubre del 2018

Correr permite que tu mente se sienta libre y escape de la rutina. Te da la sensación de que los problemas ya no existen. Ahí es cuando el running se convierte en una terapia sanadora, que, en el caso de Marilú Salazar (47), se integró como parte de su tratamiento contra el cáncer de mama.

Ella estaba acostumbrada desde pequeña a las rutinas de entrenamiento, pues formó parte del equipo de básquet del Regatas Lima. Cuando cumplió 12 años, hizo equitación en la disciplina de salto y, tiempo más tarde, se involucró en el mundo de los aeróbicos. Practica con la que llegó a competir a nivel internacional.

Pero su relación con el running empezó cuando ya tenía a sus dos hijos en el colegio. “Estaba pasando por una etapa difícil que fue mi divorcio. Así que un día decidí correr, sin saber muy bien a dónde iba, ni cómo iba. Ahí pude pensar y ver las cosas más claras de como las veía en mi día a día”, señala.

CORRER CON OBJETIVOS
Poco a poco, sus tiempos y velocidad en el running fue mejorando. Así que sintió la necesidad de imponerse un entrenamiento más riguroso y decidió ingresar a un grupo de runners. “Justo cuando inicié el entrenamiento me detectaron cáncer de mama. Pasé momentos difíciles. Yo pensé que todo se había acabado, pero ahora es cuando empezaba una etapa de lucha”, confiesa la atleta.

Marilú Salazar optó por llevar un tratamiento no convencional a base de vitamina C y una dieta estricta con extractos. Con este método podría continuar practicando el running  a un ritmo más lento, pero al menos no tendría que abandonarlo. Y lograr así oxigenar (de forma moderada) sus células, tal como se lo habían recetado.

“Lo más difícil no fue luchar contra el cáncer sino con la sociedad que estaba en contra de que yo siguiera ese tratamiento. Lo más importante para mí fue que mis hijos me apoyaran en todo, porque son mis dos pilares en esta vida. Como estaban de acuerdo dije voy a seguir y así fue”, cuenta la runner.

Durante este proceso, Marilú logró cruzar la meta de sus primeras 21k, con un tiempo de 2 horas y 28 minutos. “Fue una carrera súper dura e importante para mí. Ahí dije: ‘si ahora hago esto ¿más adelante qué voy a hacer?”, dice Salazar, quien después de 1 año y 7 meses de tratamiento con cambios alimenticios drásticos logró superar esta enfermedad.

Marilú decidió entonces asumir un reto mayor e ir a una competencia de trail running. El primer evento al que asistió fue el Marcona Wind Trail en la categoría de 10k. En esta carrera de montaña descubrió la magia de correr disfrutando de paisajes a los que solo llegas a pie. “Me enamoré del cielo azul y los pájaros volando en la playa. Ahí dije ahora debo terminar lo que empecé en la pista y me voy directo al trail”.

Hoy, la atleta empieza sus días a las 4:30 a.m. para entrenar en pista o hacer cuestas en el Parque Ecológico de la Molina. A las 10:30 a.m. ya está camino a su trabajo, por la tarde tiene terapia muscular y a las 9:00 p.m. está lista para descansar.

“Siempre he llevado una vida activa por el deporte. Por eso, mis hijos también son súper deportistas. El mayor de 26 años es equitador (practica salto) y ha estado en los Panamericanos. El menor de 18 años pertenece al equipo de básquet”, menciona con orgullo Marilu.

El running, además, le abrió a Marilú Salazar la posibilidad de explorar una nueva faceta como comunicadora, que complementa con su profesión de terapeuta especialista en Programación Neuro Lingüística. Hoy cuenta con dos programas (uno en web “La Buena Vibra” y otro en la radio “Gente Runner”) y además escribe sobre el deporte que la apasiona. “El tiempo existe para todo. Hay que ser organizada para tener un momento para cada una. Definitivamente, sí se logra. Solo necesitas tus zapatillas y 30 minutos para ser feliz”.

✎ Escribe: Francessca Huané

 

MIRA TAMBIÉN
[VIDEO] Valerie Nossar: una madre triatleta y ultramaratonista
[VIDEO] Silvana Pastorelli: una madre apasionada por el surf
[VIDEO] Silvia Cárdenas: mamá runner que apoya a los invidentes
[VIDEO] Buen Viaje: una bloguera te invita a conocer el Perú

PATROCINADO POR TOTTUS

NOTAS RELACIONADAS