Videos

[VIDEO] Tejiendo Perú: el amor de madre e hija hecho tejido

Esperanza se refugió en el tejido para atravesar un duelo. Esta herramienta terapeútica se convertiría en un exitoso canal de YouTube.

En el año 2009, Esperanza y Ana Celia Rosas inciaron su aventura en su canal de Youtube Tejiendo Perú.

Lunes 09 de julio del 2018

Las paredes de la casa de Esperanza Rosas resumen su vida. Dibujos de sus nietos cuando eran niños. Fotos en gran formato de sus rostros. Cuadros con tejidos en punto cruz, como muestra de su pasión. Y a un costado, una galería con imágenes de ella y sus tres hijas vestidas de blanco, cada una en el día de su boda. Entre ellas Patty, quien falleció hace 14 años.

Un cáncer apagó su juventud. Esperanza lo cuenta ahora sin que se le quiebre la voz.  Recuerda que durante la enfermedad de su hija, el tejido se convirtió en su única manera de despejar la mente. “Tejer se convirtió en un refugio muy grande durante las terapias y cuando Patty se fue. Pasaron los años y con mi hija Ana Celia pensamos que podíamos compartir con otras personas cómo mi afición por el tejido me ayudó a sobrellevar lo que pasé”, confiesa.

Encontraron un concurso de tejedoras en internet y decidieron participar. Enviaron su video, pero no clasificaron. De pronto, Lucas, el hijo mayor de Ana Celia, les sugirió subirlo a Youtube. Así fue que comenzaron en 2009 con su canal Tejiendo Perú.

“Recuerdo la primera vez que Ana Celia me dijo: ‘mamá, han visto el video 90 personas’. Yo me emocioné y dije ¡WOW! ¿Tantas personas han tenido la amabilidad de verlo?”, recuerda Esperanza y se ríe. Ella sabe que ahora cuentan en total con más de 300 millones de reproducciones, 1 millón de suscriptores y más de 1400 videos subidos a la red.

Tejiendo Perú se graba en el segundo piso de la casa de Esperanza. El estante que sirve de fondo para las grabaciones tiene lanas de diversos colores: rojas, amarillas, moradas, verdes, mostazas, azules... Se ven fotos de ellas en los eventos Internacionales de Google a los que han sido invitadas en varias oportunidades y cientos de manualidades tejidas a crochet.

“Creo que mi mamá y yo nos complementamos”, afirma Ana Celia Rosas, co-creadora del canal Tejiendo Perú, cuando se le pregunta cuál cree que ha sido la clave del éxito. “Como profesora de Educación Inicial tengo paciencia para explicar y mi mamá suma su amplio conocimiento en el tejido. Eso ayuda a que podamos dar un paso a paso sencillo y práctico a las personas”.

Pero su fama no se limita al mundo virtual. Sus seguidores las reconocen en la calle y les piden fotos. “A veces vienen jovencitos que parecen mis nietos, me abrazan y yo feliz”, cuenta Esperanza, quien no olvida aquella vez que una embarazada le dijo que siempre veía su canal  y que pensaba que cuando su hija naciera las primeras voces que la pequeña reconocería serían la de ella y la de la tejedora.

En la mesa del comedor está la laptop de su nieta. Esperanza mira la pantalla y luego el teclado. De inmediato le consulta a su nieta Daniela, para qué sirve un botón del que no entiende su utilidad. Al principio, ignoraba por completo ese mundo tecnológico y el de las redes sociales. Ahora, Ana Celia y su mamá son quienes se dedican a responder los mensajes que les llegan a sus cuentas, desde México, Argentina y EEUU.

Su acogida internacional ha sido tal que en un reportaje de España sobre youtubers de la tercera edad incluyeron a Esperanza. “A donde voy, yo soy la mayor. La mayoría son chiquillos. Pero no hay edad para a aprender o iniciar un proyecto. Muchas personas dicen no, ya no puedo. Pero hay que lanzarse" comenta. "Al comienzo será difícil, pero luchen. Yo empecé a los 64 años y ahora sé utilizar todas las redes”, asegura entre risas Esperanza a sus 75 años de edad.

DATO ► El canal de YouTube, Tejiendo Perú, está dirigido a personas entre 18 y 35 años. El 65% que visita su canal son mujeres y el 35% son hombres. La mayoría de sus seguidores provienen de México y España.

✎ Escribe: Fiorella Carrera

PATROCINADO POR TOTTUS

NOTAS RELACIONADAS