Videos

[VIDEO] Silvana Pastorelli: una madre apasionada por el surf

La instructora lleva casi 30 años corriendo olas. Hoy se dedica a entrenar a niños en el balneario de San Bartolo.

Silvana Pastorelli se enamoró del mar a los 16 años. Hoy, es Jefa de Operaciones de la Escuela de Tabla Olas Perú.

Lunes 17 de septiembre del 2018

El mar transmite calma. Escuchar el sonido de las olas reventar sobre la arena puede ser para algunos un ritual de vida. Hay quienes se conectan con su inmensidad como una vía de escape y otros como una manera de encontrarse consigo misma, como le ocurrió a Silvana Pastorelli.

A sus 16 años se mudó al balneario de San Bartolo, al sur de la ciudad. Desde ese momento, el mar la enamoró. Quedó deslumbrada con las olas y entre ellas descubrió una afición a la que intentó seguirle el paso con una tabla de por medio. “Desde que llegué vi que en la playa surfeaban y me encantó. Así que, sí o sí, quise aprender”, cuenta Pastorelli a sus 45 años

Su tía le regaló su primera tabla de fibra dura y gruesa. Pero como en aquella época no había escuelas de surf, ella tuvo que aprender con sus amigos. “Mis primeros intentos fueron terribles. Me golpeaba y las olas me revolcaban horrible. Pero fui persistente”. Y, poco a poco, aprendió a dominar la tabla.

Silvana tuvo que alejarse del mar durante 7 años, luego de casarse. Se mudó a Pozuzo y allí no le fue posible practicar el surf. Se dedicó entonces a ejercer su carrera como profesora de inglés y a practicar canotaje, como una manera de distraer su mente que añoraba las olas. Tras su separación, Silvana volvió a San Bartolo a comenzar de cero con sus hijos, que en ese entonces tenían de 4 y 5 años. Ahí pudo de nuevo conectarse consigo misma y enseñarle a sus pequeños su gran pasión.

Hoy, Sebastián –su hijo de 19 años- practica skate. Sería Fabiola –su hija de 18 años- quien siguiera los pasos de su mamá. “Practicar un deporte con ella afianza más el vínculo. Es una sensación increíble”, dice con orgullo. “Yo siempre les he dicho que el estudio, la recreación y el deporte van de la mano. No existe uno sin lo otro. Eso lo tienen súper aprendido”, agrega.

La surfer entrena de lunes a domingo junto a su actual esposo Roberto Meza, quien es surfista profesional. Sus días comienzan a las 7 de la mañana. A esa hora busca las mejores olas para correr. Subirse a una tabla, ir en contra del mar y encontrar la ola perfecta para volver a llegar cerca de la orilla otra vez es la teoría y práctica que Silvana repite a diario. No solo como parte de su entrenamiento personal, sino como instructora de surf para niños de 4 y 5 años.

“Hace 6 años que mudé mi oficina a la playa en San Bartolo y desde aquí puedo tener mayor conexión con el mar. En sus aguas resuelvo todos mis problemas”, dice Pastorelli, quien es Jefa de Operaciones de la Escuela de Tabla Olas Perú.

“Siempre me mantengo activa y la clave para sentirnos así es hacer deporte. Yo siempre digo que el surf me encontró y se apoderó de mí. Es más, yo le digo a mi esposo que quisiera ser la mujer más longeva corriendo olas y sé que lo voy a lograr. Porque no existe el no puedo. Me seguiré metiendo al mar”, comenta entre risas.

✎ Escribe: Francessca Huané

 

MIRA TAMBIÉN
[VIDEO] Buen Viaje: una bloguera te invita a conocer el Perú
[VIDEO] Conexión mamá: una red internacional de maternidad
[VIDEO] ¿Yoga o clonazepam?: terapia mental para curar el alma

PATROCINADO POR TOTTUS

NOTAS RELACIONADAS