Videos

[VIDEO] Silvia Cárdenas: mamá runner que apoya a los invidentes

La runner se ha sumado como guía para que los corredores invidentes disfruten de esa sensación que genera cruzar la meta.

Han pasado 4 años desde que Silvia Cárdenas convirtió al running en un estilo de vida y en un servicio social.

Lunes 24 de septiembre del 2018

Competir más allá de un premio o un trofeo es lo que convierte a un deporte en una pasión. Silvia Cárdenas lo sabe. Ella lleva cuatro años haciendo del running un estilo de vida, el cual comparte con José, su hijo de cinco años. Una afición que, al mismo tiempo, convirtió en un servicio social.

Silvia se involucró en el deporte desde los 6 años, por apoyo de su padre. Empezó practicando running, karate, muay thai, jui jitsu, ballet, gimnasia artística y hasta participó en competencias internacionales de ajedrez. “Mi papá fue ejemplo de constancia y disciplina. De saber que todo lo puedes lograr mediante un orden y organización”, comenta la atleta de 31 años, cuyo padre ya no está con ella, pero sus enseñanzas la acompañan siempre.

Aquella vida cargada de adrenalina tuvo un alto al iniciar sus estudios en relaciones internacionales. Luego, proseguiría con psicología clínica y finalmente nutrición. En ese camino, descubrió el yoga. Así que decidió hacer una certificación en esta práctica en Japón y, tiempo más tarde, en la India.

“Me di cuenta que el yoga podía ser un gran complemento para el running, porque ayudan al atleta en la parte mental de concentración y la flexibilidad a nivel corporal. Por eso, doy clases de yoga para deportistas en la Asociación Paralímpica del Perú”, explica Silvia.

META COMPARTIDA
Esa experiencia le dio a entender que podía poner el deporte al servicio de los demás. Así voluntariamente desde hace dos años decidió ser parte del equipo de guías para atletas invidentes. “Antes entrenaba más fuerte. Ahora, solo me dedico a guiar en competencias. Mi plan de entrenamiento se adapta al de mi atleta”.

Para Silvia entrenar por y para ellos se ha convertido en uno de sus mayores retos. “El mejor premio es que mi atleta llegue integro o integra a la meta y darnos ese gran abrazo de unificación. Eso vale más que cualquier medalla y trofeo que pueda obtener”, explica con un gesto de satisfacción.

SER MADRE DEPORTISTA
La maternidad supuso para Silvia una pausa. Pero cuando su hijo cumplió un año, retomó su entrenamiento. Parte de ella necesitaba volver a sentir la adrenalina de estar en una carrera, recorrer largas distancias y sentir la satisfacción de haber cruzado una meta.

Para entrenar y no dejar a su pequeño solo en casa, salía con él en un coche especial para carreras. “Disfrutar de mi pasión con mi hijo y pasar tiempo con él se volvió algo increíble”, dice la atleta.

El deporte, aparte, se convirtió en una vía para canalizar las grandes cantidades de energía que tiene su niño. “Pepe es muy enérgico. Por eso, desde muy chiquito practica el running, ciclismo y natación. Además, hago que todo lo complemente con el yoga, para que encuentre su paz y equilibrio ”.

Si bien hay días en los que sus clases como instructora de yoga ocupan la mayor parte de su tiempo, eso no se convierte en una excusa para que Silvia Cárdenas no realice su entrenamiento diario. “Tiempo hay. Lo que hay que buscar son las ganas y a veces la motivación puede ser tu hijo”, confiesa la atleta.

✎ Escribe: Francessca Huané

 

MIRA TAMBIÉN
Lo que necesitas para instalar tu propio gimnasio en casa
[VIDEO] Silvana Pastorelli: una madre apasionada por el surf
[VIDEO] Buen Viaje: una bloguera te invita a conocer el Perú
Estas son las actividades diarias que te ayudan a ejercitarte

PATROCINADO POR TOTTUS

NOTAS RELACIONADAS