En la actualidad, solo tres de cada diez jóvenes acceden a educación superior en el Perú. “Hay muchas brechas para atender, pero apostamos por lo que le pega directamente al crecimiento: la educación, particularmente el acceso a la educación superior de calidad”, afirma la gerente de Reputación y Responsabilidad Social del BCP, Silvia Noriega. La idea que dirige todas las acciones del Programa de Becas BCP es sencilla, pero muy contundente: para que un país pueda desarrollarse es crucial contar con profesionales líderes, creativos, innovadores e ingeniosos que impacten positivamente en la sociedad.

Las becas que entrega el Programa van más allá del apoyo económico. Es crucial el acompañamiento que se les da a los becarios durante su vida académica: por ejemplo, se les brinda acompañamiento psicológico, así como talleres para desarrollar habilidades blandas y de empleabilidad (desde hablar en público y construir redes de contactos hasta armar un buen CV).

“Buscamos ayudar a alguien que de otra manera no hubiera podido ingresar a esa universidad. Y que tenga acceso a distintos programas y talleres, como mentorías llevadas a cabo por un gerente del banco o con otros becarios mayores”, cuenta Silvia Noriega.

Becarios del Programa de Becas BCP

pata

“El propósito del BCP es acompañar a los peruanos en la transformación de sus planes ”

Maylin Yauri siempre fue una niña responsable. Cuando iba al colegio en Arequipa, las horas en el laboratorio pasaban sin darse cuenta, pues era uno de sus pasatiempos favoritos. Gracias a su excelente desempeño, ingresó al Colegio de Alto Rendimiento (COAR) de Lima y allí se dio cuenta de que quería estudiar Ingeniería Industrial. Su sueño era ingresar a la PUCP, pero para cumplirlo sabía que debía postular a una beca. Así se enteró de la iniciativa del BCP, la cual brinda oportunidades a jóvenes como ella para que puedan acceder a una educación superior de calidad.

Al ingresar a la universidad, Maylin tuvo que familiarizarse con este nuevo entorno. Al principio no se acostumbraba al tráfico ni a la inseguridad ciudadana. El apoyo que recibió por parte de los psicólogos del programa le permitió adaptarse.

Alrededor del 16% de los estudiantes universitarios de la actualidad, conforman la primera generación de su familia en recibir educación superior, un hecho que motiva a los jóvenes a tener un buen desempeño durante su formación profesional. Esto lo tiene claro Johann Asque, Becario BCP, natural de Moquegua, quien hoy cumple el sueño de toda su familia por acceder a una educación superior en una de las mejores universidades del país.

“Mis papás trabajaron desde muy pequeños, lustrando zapatos o vendiendo caramelos. No tenían muchos lujos, pero lograron costear mi educación”, señala el estudiante. Por ello, cuando Johann escuchó del Programa de Becas BCP no dudó en postular. Hoy es becario para la carrera de Ingeniería Química en la UTEC. A él, la beca también le permitirá participar de un programa de investigación colaborativa con estudiantes del Massachusetts Institute of Technology (MIT) y la Universidad de Harvard. Como Maylin y Johann, otros 159 becarios forman parte del programa.

OPORTUNIDAD LABORAL

Desde el año 2012, el BCP ha cambiado la vida de cientos de jóvenes talentosos de todo el Perú, al brindarles la oportunidad de estudiar en la universidad.

En el Perú, la inversión promedio para poder estudiar una carrera completa en una universidad privada de calidad es de S/ 70.000, casi 75 sueldos mínimos. Este es un monto que pocas familias pueden costear. Por ello, las becas universitarias y técnicas se presentan como alternativas adecuadas para que la población acceda a formación superior.

El acceso a una educación de calidad por medio de una beca no solo brinda oportunidades para jóvenes talentos, también les permite a las familias mejorar su condición y romper el círculo de pobreza. De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), si uno de los padres accede a una carrera, sus hijos cuentan con un 67% de probabilidad de alcanzar un grado profesional, frente a un 12% de aquellos que no cuenten con educación superior.   

A la fecha, a través de las Becas Universitarias, han sido beneficiados 161 jóvenes de todo el país, en la modalidad de beca integral. Más de la mitad provienen de provincias y la mayoría son mujeres. La iniciativa es financiada por donaciones conjuntas, en parte por la política de responsabilidad del BCP y también por aportes de personas naturales, principalmente ejecutivos de Credicorp.

“El propósito del BCP es acompañar a los peruanos en la transformación de sus planes, razón suficiente para impulsar ese sueño, volverlo realidad y cambiar el Perú, una beca a la vez”, manifiesta Silvia Noriega, Gerente de Reputación y Responsabilidad Social del BCP. Y es que diferentes investigaciones demuestran que una educación de calidad influye directamente en los ingresos de una familia y, por lo tanto, les otorga más oportunidades de desarrollo.

PUBLIRREPORTAJE

Impacto del programa educativo