La empresa como un agente de cambio social y ambiental La empresa como un agente de cambio social y ambiental

La empresa como un agente de cambio social y ambiental

Redacción ContentLab
Miércoles 24 de julio del 2019

Una nueva manera de crear y desarrollar empresas está cambiando paradigmas en el Perú. Se trata de un modelo de negocio, o emprendimiento sostenible, que contribuye a solucionar algún problema social o ambiental que afecta a las comunidades vulnerables o excluidas. Se conocen como emprendimientos sociales y ambientales, y son necesarios para el desarrollo del país.

De acuerdo con el ‘Reporte sobre el estado del emprendimiento social y ambiental en el Perú’, publicado este año, “el rol del sector privado va mucho más allá de crear empleos, pagar impuestos y desarrollar tecnología. También, debe determinar la naturaleza y el propósito del negocio en un mundo donde el crecimiento económico ha generado riqueza, pero también desigualdad y daño ambiental”.

Por eso, los emprendimientos sociales nacen de una lógica empresarial distinta: equidad entre valor social y valor económico. “Ellos observan la problemática y en base a eso desarrollan un modelo de negocio para darle sostenibilidad a las acciones de impacto”, explica Verónica Briceño, coordinadora de la red peruana de emprendimiento social Kunan (unidad de emprendimiento social y ambiental de Perú 2021).

Un ejemplo emblemático podría ser el del ingeniero ambiental, Marino Morikawa, quien es conocido por recuperar, en 2013, el humedal Cascajo, en Chancay. Este lugar estaba contaminado por la crianza de cerdos y era el vertedero de un desagüe. Hoy Marino es protagonista en la limpieza del Lago Titicaca e impulsa la economía en Puno.

Los emprendimientos sociales también pueden desarrollar, por ejemplo, productos o servicios que ayudan a solventar necesidades humanas básicas o proporcionar acceso a mercados a segmentos de población vulnerables. Pero si el impacto no es sostenible -advierte Briceño- no va a durar más de dos años, y si solo se enfoca en el lucro no lo diferenciará del modelo tradicional.

Además, el emprendimiento social y ambiental es una forma efectiva y sostenible de contribuir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU. Pero, sobre todo es considerado el futuro de los negocios.

PERÚ: PAÍS DE EMPRENDEDORES
El ecosistema de emprendimientos sociales peruanos se encuentra en una etapa temprana de desarrollo en comparación a Chile o Brasil, y más lejos aún en comparación a EE.UU. y Australia: faltan crecer a nivel de negocio, mejorar la medición de sus impactos, y dar a conocer sus emprendimientos para aumentar la venta de sus productos o servicios, según el reporte citado sobre el emprendimiento social. La principal razón ofrecida por los emprendedores es la falta de apoyo. Sin embargo, esto está cambiando.

Un estudio en 2015 del Global Entrepreneurship Monitor reveló que el promedio de la actividad de emprendimientos sociales en 58 países era de 3,2%. Pero, en el Perú, el porcentaje era el más alto, con un 10,1%. De acuerdo al reporte, este tipo de emprendimiento ha crecido exponencialmente en economías emergentes, debido a una mayor cantidad de organizaciones de la sociedad civil y a la caída del apoyo filantrópico. No obstante -aunque este no es solo un problema peruano- la conversión de proyectos nacientes a emprendimientos de alto impacto es bajo.

De hecho, Perú se ubica en el tercer lugar a nivel mundial con la mayor cantidad de emprendimientos en fase temprana, según el índice de Actividad Emprendedora Temprana (TEA), desarrollado por el estudio de investigación GEM (Global Entrepreneurship Monitor) y ESAN.

Sin embargo, a diferencia de los emprendimientos regulares, la motivación y el compromiso del emprendedor verde es doble.

“No solamente piensan en una sostenibilidad económica, su modelo de negocio va mucho más allá: tener una sostenibilidad amigable con el medioambiente y con la sociedad. Por eso, el reto es mayor”, dice Rossemery Escobedo, jefa de proyecto de BioStartUp Perú.

En 2015, con el apoyo del Estado peruano, mediante el programa Innovate Perú, crearon Bio StartUp Perú, especialmente para emprendimientos de la biodiversidad. En sus tres versiones, han recibido 263 proyectos e incubado 18 en total, entre los que se cuentan Shiwi, Evea Eco fashion, Llama Pack Project, entre otros.

Hoy, ya en su cuarta versión, apoyan emprendimientos que brindan soluciones en la cadena de valor agrícola y alimenticio, así como soluciones a la gestión del desarrollo en el turismo y la gastronomía sostenible. Las inscripciones son hasta el 5 de agosto.

LA CARRERA VERDE
La carrera por una economía verde no empezó ayer. En los últimos cinco años, han ingresado al país diversas organizaciones como Hult Price, Make Sense o Sistema B, que promueven el emprendimiento. Pero, ya en 1997 NESsT comenzó a apoyar las estrategias de autosostenibilidad de organizaciones no gubernamentales. Más tarde, en 2011, le siguió la Ruta Protagonistas del Cambio para incentivar la creación de este tipo de proyectos en todo el Perú.

Hoy, Kunan, que se inició como un premio en 2014, es el gran articulador de este ecosistema en el país con una red de más de 160 emprendimientos sostenibles, a los cuales les brindan acompañamiento desde la etapa temprana del negocio hasta su desarrollo completo. Además, generan ventanas comerciales para el sector privado y se articulan con los distintos actores que quieren trabajar con ellos.

Briceño, por su parte, dice que Kunan tiene tres grandes objetivos en el largo plazo “Que haya una mayor cantidad de emprendimientos sociales ambientales, una mayor cantidad de organizaciones que le puedan dar soporte a estos emprendimientos, y una mayor cantidad de actores que quieran involucrarse con estos proyectos”.

“Cuando iniciamos casi nadie apostaba por emprendimientos de la biodiversidad”, dice Escobedo. Ahora, en cambio, asegura que las empresas en el mundo están desarrollando políticas verdes dentro de sus organizaciones y que las incubadores serán las encargadas de brindar todo el knowhow.

“Eso va a suceder en el país”, dice Escobedo, convencida de que una empresa que pueda responder a la Agenda 2030, que impulsa el desarrollo sostenible, que busca acabar con la pobreza, que promueve la prosperidad y el bienestar de todas las personas y el planeta para 2030, es una empresa del futuro.
 

► Si tienes proyectos sociales, debes saber que Perú Sostenible es el encuentro de Sostenibilidad más grande del país y reunirá a empresas líderes, organizaciones internacionales, expertos y ciudadanía en torno a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Se realizará en la explanada del Museo de la Nación, el 20 y 21 de agosto del 2019. Participa ingresando aquí

PATROCINADORES