¿Cuánto ayudan los árboles a las personas y al planeta? ¿Cuánto ayudan los árboles a las personas y al planeta?

¿Cuánto ayudan los árboles a las personas y al planeta?

Redacción ContentLab
Miércoles 21 de agosto del 2019

La carencia de áreas verdes de la ciudad de Lima es una evidencia diaria. Según estudios del 2017, la ciudad sufre un déficit de 56 millones de metros cuadrados de áreas verdes, mientras que la Organización Mundial de Salud (OMS) recomienda la existencia de un árbol por cada tres personas.

Por ello, proyectos como Treepedia, del Instituto Tecnológico de Massachusetts, vienen cuantificando el número existente de árboles en las ciudades de todo el mundo debido al impacto positivo que generan. “El aumento de la copa de los árboles en las ciudades permite reducir las temperaturas urbanas porque bloquean la radiación y aumentan la evaporación del agua”, explican en su presentación., ”Al crear microclimas más cómodos, los árboles también mitigan la contaminación del aire causada por las actividades urbanas cotidianas”.

A ello se suman un cada vez más amplio número de investigaciones que vienen corroborando el impacto positivo que generan los árboles en la salud mental, en la autopercepción de las personas, en el mercado inmobiliario, en el ahorro de energía, etc.

El Foro Económico Mundial, en su artículo 'Así es como los árboles ayudan a solucionar la crisis climática', ha especificado que las medidas energéticas, alimentarias, educativas y de distribución de tierras, están enfocadas en evitar mayores emisiones contaminantes en el futuro, pero que a ello es crucial sumar la extracción del carbono ya emitido a la atmósfera. Y para eso, los árboles son la herramienta fundamental.

“Muchos Gobiernos de todo el mundo ya se han comprometido en restaurar los sistemas forestales: Australia y Nueva Zelanda, por ejemplo, cada uno planea plantar mil millones de árboles”, indica la organización. “Pero como solución basada en la naturaleza, los ciudadanos no deben confiar únicamente en la participación de los Gobiernos para lograr una restauración efectiva. Si inspiramos y guiamos a millones de ciudadanos del mundo para que se reúnan y participen en esto, el impacto sería tremendo”.

ARBORIZAR LO GRIS
Esa es la inspiración de la que se alimentan proyectos limeños como Entre árboles, que ha hecho de la reforestación urbana, sustentada en los ciudadanos y el sector empresarial, su objetivo central. 

A diferencia de las campañas que alarman sobre esta crisis urbana, Entre árboles ha encontrado una alternativa en los gestos amables: hacer de los árboles un gesto de amistad, amor o agradecimiento. Por cada árbol que un cliente compra como regalo, se lleva una planta para la casa que hace presente otro árbol que ha sido plantado en nombre del homenajeado en algún distrito que lo requiera.

Para ello, promueve que la gente regalo un árbol que se siembra a nombre del homenajeado en alguna zona de la ciudad que lo necesita. Pero, a la vez, se lleva una planta pequeña en maceta, que puede entregar de manera física, para que no regale solo un certificado de un árbol que no ve en ese momento.

“Siempre me disgustó la tradición de regalar flores en lo velorios, porque en vez de matarlas para esa ocasión podían ser sembradas en lugares donde hacen mucha falta”, recuerda Cristina Puiggros, una de las fundadoras del proyecto. “Lo que más nos abruma del desierto limeño es que hay distritos que sí son verdes y otros que no. Por eso, nuestro objetivo es convertir las zonas más áridas y grises de la ciudad en pequeños bosques”. 

Al día de hoy cuentan más de dos mil árboles plantados en 16 proyectos distribuidos en distritos como Manchay, Mala, El Agustino, Cieneguilla, Cañete, entre otros. A estos se han sumado grandes empresas que han encontrado en Entre árboles una nueva manera de seguir desarrollando sus proyectos sociales, o constructoras que ven en el proyecto una alternativa para restaurar o multiplicar los árboles que han tenido que retirar para llevar a cabo algún proyecto.

“Sembramos en lugares que lo necesitan, pero también en donde nos den la garantía que serán cuidados”, asegura Puiggros. “Por ello, para garantizar la efectividad de los proyectos, sembramos primero una pequeña parte del pedido y solo si vemos que esa porción es mantenida en el tiempo, continuamos con los restantes”.

Actualmente vienen trabajando en un proyecto de arborización en los rieles del tren de El Agustino que permitirá proteger a los vecinos de la contaminación sonora diaria que este genera.

Acciones como estas aspiran a las ciudades y comunidades sostenibles que el PNUD ha establecido como objetivos para el años 2030, donde será urgente proporcionar acceso universal a zonas verdes y espacios públicos seguros, inclusivos y accesibles. Estas y otras metas formarán parte de la agenda de Perú Sostenible, el encuentro de sostenibilidad más grande del país que se realiza hoy, 21 de agosto, en el Museo de La Nación. 

PATROCINADORES