Liderazgo juvenil: ¿cómo aporta a la resolución de conflictos? Liderazgo juvenil: ¿cómo aporta a la resolución de conflictos?

Liderazgo juvenil: ¿cómo aporta a la resolución de conflictos?

Redacción ContentLab
Viernes 04 de septiembre del 2020

En medio de crisis políticas y financieras, llegar a acuerdos es una ventaja fundamental. Esto implica que los distintos grupos del Estado, la sociedad civil, las empresas privadas, e incluso los mismos ciudadanos logren encontrar puntos que les permitan avanzar en la ruta definida por la Agenda 2030 de Naciones Unidas, para enfrentar los retos más grandes de la humanidad.

Los líderes políticos también lo saben. “Ofrezco un tipo de liderazgo que no polariza, sino que construye puentes”, dijo recientemente, por ejemplo, Laura Chinchilla, la expresidenta de Costa Rica, sobre su candidatura para encabezar el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Esta entidad es clave para financiar la recuperación de América Latina tras la pandemia del coronavirus.

Establecer el diálogo y tender puentes es una de las características fundamentales del buen liderazgo, sobre todo cuando los conflictos son latentes. Una sociedad que no logra trabajar en conjunto ni llegar a acuerdos difícilmente podrá superar los obstáculos que tiene por delante.

De acuerdo a la 14va edición del informe anual del Índice de Paz Global (IPG) del Institute for Economics & Peace (IEP), los disturbios civiles han aumentado en la última década y, a medida que el impacto económico de la COVID-19 se afianza, la estabilidad política, las relaciones entre los estados, las disputas vigentes y los derechos civiles en el mundo podrían empeorar. Por ello, forjar liderazgos es una tarea primordial.

“Un líder tiene una misión unificadora: persuade, motiva y permite contribuir en procesos de negociación sobre temas que pueden estar en conflicto en una sociedad, en uno o en varios grupos”, explica Boris Mauricio Mendoza, politólogo y presidente fundador del Instituto Liderazgo Democrático y Ético (Ilde), una asociación sin fines de lucro que busca forjar nuevos líderes y descentralizar el pensamiento crítico, para que puedan ser futuros agentes de cambios y transformación en sus entornos.

Confiado en que “un líder no se forja de la noche a la mañana”, creó en 2019 el programa de capacitación Liderazgo Escolar Democrático. Este se implementó en 12 provincias del país (Amazonas, Ancash, Huánuco, Huancavelica, Puno, Pasco, Lima, Junín, Piura, Callao, Tumbes y Trujillo) llegando a 1200 estudiantes de 5to año de educación secundaria, como parte de la formación complementaria de la malla curricular en 20 instituciones educativas en todo el Perú.

Así, a través del intercambio de ideas, el acceso al conocimiento y el fomento del desarrollo del liderazgo —y la capacidad de llegar a acuerdos— en jóvenes estudiantes de todo el país, se busca sumar hacia diversos Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, como la Paz, justicia e instituciones sólidas (ODS 16) y las Alianzas para lograr los objetivos (ODS 17).

TRANSFORMAR SIN DEJAR A NADIE ATRÁS
El desafío para América Latina es aún mayor. Si bien la región experimentó en las últimas dos décadas importantes avances, como la reducción de la pobreza y del gasto militar por persona, también ha sufrido la mayor caída en el último informe de Índice de Paz Global (IPG), siendo la única región en registrar deterioros en los tres dominios del estudio: Seguridad, Militarización y Conflictos continuos.

Idle no es ajeno a esta realidad. Cada año realiza convocatorias para captar voluntarios en distintas regiones del Perú, en su mayoría estudiantes universitarios, que tras ser capacitados conforman sus propios equipos de trabajo para articular los talleres que brindarán a los estudiantes secundarios. Estos son apoyados por los directores de los colegios y demás profesionales involucrados de manera voluntaria.

Dada la emergencia sanitaria del coronavirus, hoy Idle imparte talleres y capacitaciones por videoconferencia. Así, facilita el aprendizaje de los cuatro módulos de formación: liderazgo y democracia; oratoria escolar; ética y ciudadanía; y habilidades blandas.

En Junín, por ejemplo, del 13 de junio al 31 de julio, con el apoyo de un equipo de gestión integrado por 10 voluntarios, 22 colaboradores y 12 asistentes remotos, Idle logró finalizar la primera capacitación de este año, en la que participaron 150 alumnos de 4to y 5to año de educación secundaria. Para el concurso final, “Activando tu Liderazgo Escolar”, los participantes prepararon un discurso de tres a cinco minutos y, posteriormente, un jurado calificó el desenvolvimiento escénico, la oratoria y el sentido de lo expuesto, de acuerdo a la temática seleccionada y los conceptos impartidos en las capacitaciones.

El objetivo, pese a la distancia, sigue siendo el mismo: forjar jóvenes más preparados para enfrentar mejor los conflictos sociales y problemas como la corrupción, una de las tres principales preocupaciones en las sociedades latinoamericanas. Un desafío que es tarea de todos, incluida la sociedad civil, las autoridades académicas y los futuros profesionales.

“Confiamos en tener en un futuro líderes políticos que respeten desde muy temprana edad el amor por su país y los valores democráticos. Queremos una ciudadanía sana que labore con una base ética desde su conducta y que sepa encontrar en las diferencias un espacio para una visión de país y un mundo más sostenible”, señala Boris Mendoza.

PATROCINADORES