Vía código, la alternativa digital a la reinserción laboral Vía código, la alternativa digital a la reinserción laboral

Vía código, la alternativa digital a la reinserción laboral

Redacción ContentLab
Miércoles 12 de junio del 2019

Las carreras digitales y la programación de Internet son una alternativa para el desarrollo personal de los jóvenes e incluso son una herramienta de reinserción  laboral como lo viene impulsando la ONG Vía Código en el Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación de Lima, más conocido como ‘Maranguita'. Sin embargo, es importante repasar las cifras para entender la problemática de la empleabilidad en el Perú. Aproximadamente el 21% de los jóvenes entre 15 y 29 años no se están trabajando ni estudiando, y la mayoría de quienes sí consiguen empleos, lo hacen en el sector informal, según el último informe de OCDE Investing in Youth: Perú.  

Como señalan diversos estudios, el escenario laboral juvenil en el país está caracterizado por el subempleo sin seguridad, pensiones, beneficios ni estabilidad, aún menos posibilidades de desarrollo encuentran los jóvenes recluidos en el Centro ‘Maranguita’, o aquellos que pertenecen a los estratos E y D.

Por ello, Vía Código se ha concentrado en estos sectores para poner a disposición carreras digitales como herramientas claves de desarrollo personal y laboral. Estas, explica Pedro Baumann, programador, terapeuta y uno de los fundadores de la organización, brindan acceso a un trabajo formal de manera rápida debido a que no requieren tanto tiempo como una carrera en un instituto o en una universidad.

“Al mezclar habilidades técnicas con una formación personal se permite que los jóvenes puedan aumentar su capacidad de comunicación, comprensión, razonamiento lógico, empatía, trabajo en equipo, liderazgo y muchas más habilidades cognitivas”, aclara Baumann. “Todo cambio en una población vulnerable empieza por el cambio personal”, agrega.

NUEVAS PUERTAS DE SUPERACIÓN
Vía Código inició su trabajo en el 2016 con un equipo conformado por psicólogos, abogados, ingenieros, desarrolladores y filósofos. Actualmente cuenta con dos promociones de graduados en el centro juvenil, donde todos los participantes tienen buenas conductas, situación que les permite solicitar una reducción de condena. Los mejores, además, han podido acceder al programa de webshop, donde se les ofrece trabajos de programación como freelance para distintas organizaciones, obteniendo así la oportunidad de ahorrar o pagar su reparación civil.
 

“La programación es un trabajo muy frustrante y esta ya es una población muy frustrada, que abandona fácil y que tiene rabia. Por ello, contamos con psicólogos incluso en las clases técnicas que permiten personalizar los ejercicios y ayudarlos a reflexionar sobre los problemas que se les presentan en el camino”, aclara Baumann. 

EL PODER MULTIPLICADOR
Ahora Vía Código ha podido extender su trabajo a los extramuros del centro. En alianza con la organización Forge, están formando a ochenta jóvenes de los estratos sociales más necesitados en ventas digitales, una demanda que empieza a crecer.

“En este nuevo proyecto buscamos empleabilidad por sobre todas las cosas. Los jóvenes de este grupo tienen estudios truncados o acabaron de estudiar en universidades que no les ayudó a conseguir trabajo u otros que nunca pudieron estudiar”, explica Baumann. “Los puestos digitales te abren la puerta a un trabajo que si bien pueden pagar igual o un poco menos al principio, te permiten aspirar a un techo mucho más alto”.

APRENDER Y ADAPTARSE
El salto de un programa a otro, le ha permitido a Vía Código  seguir ampliando su rango de descubrimientos. “En Maranguita tuvimos que cambiar todo lo planificado porque nos percatanos del impacto humano que tiene la suma de la vulnerabilidad con la mala calidad de la educación peruana y las condiciones propias de un centro de rehabilitación”, señala Baumann. “Pero, hemos podido ver cómo chicos que no podían expresar claramente una idea en un inicio ahora pueden desarrollar ideas complejas, vender proyectos y desarrollar páginas webs”.

Después de trabajar solo con hombres, en los programas con Forge se destaca el potencial de las mujeres sobre todo por las barreras familiares a las que estas se tienen que enfrentar. Por mucho tiempo, recuerda Baumann, la formación autodidacta de la programación le hizo creer que esta era para unos pocos, pero en sus primeros contactos con Laboratoria -un proyecto de programación destinado solo para mujeres- se dio cuenta del verdadero potencial de los códigos. “No estaba teniendo fe en la gente”, confiesa.

“No todo el mundo puede ser programador, claro, pero hoy sí puedo entender que lo importante es trabajar con la persona, porque lo técnico es secundario. Todos pueden salir adelante con un trabajo personal, un apoyo social y un apoyo familiar”, finaliza Baumann. 
 

► Si tienes un proyecto social debes saber que Perú Sostenible, el encuentro de Sostenibilidad más grande del país, reunirá a empresas líderes, organizaciones internacionales, expertos y ciudadanía en torno a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Se realizará en la explanada del Museo de la Nación, el 20 y 21 de agosto del 2019. Participa ingresando aquí

PATROCINADORES