Redacción ContentLab
Martes 08 de octubre del 2019

Alberto de Belaunde es uno de los dos excongresistas abiertamente gay en el parlamento peruano. Desde que se convirtió en parlamentario en 2016, se involucró en la lucha por los derechos de la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexo (LGBTI) y la reducción de las desigualdades, uno de los Objetivos del Desarrollo Sostenible de la ONU.

Respetar a la comunidad LGTBI, tal como lo hacemos con los heterosexuales, es esencial para crecer como país y poner fin a cualquier tipo de violencia. Sin embargo, hay un gran sector de la población que adopta una posición desintegradora y otra que no se interesa por el tema. 

“Preguntamos por cifras oficiales sobre la comunidad LGBTI  y no existen. ¿Cuántos casos de crímenes de odio están siendo procesados o han sido investigados?", se pregunta De Belaunde. “Todavía la lucha es para que existamos en las estadísticas del estado peruano”, agrega. De lo contrario -explica- será imposible desarrollar políticas públicas para acceder a las condiciones mínimas que debe garantizar un Estado de derecho.

Desde que inició su carrera política, Alberto de Belaunde ha acompañado a los colectivos LGBTI en la defensa de sus derechos y las instituciones públicas han aumentado su respuesta para atender los problemas que los afectan.

“La visibilidad y la representación es importante porque permite que colectivos que han sido históricamente excluidos -no solo de espacios políticos sino de la sociedad en su conjunto- sientan que por fin están en una sociedad que los incorpore y los considere ciudadanos”, explica el congresista.

DERECHOS ALCANZADOS
Hoy, según el INEI, el 62% de la población LGBTI ha sufrido algún tipo de violencia y discriminación y en más del 60% de los casos se produjo en espacios públicos o en el ámbito educativo e instituciones del Estado.

Para enfrentar este problema, los gobiernos regionales y locales emitieron13 ordenanzas en las que incluyen la categoría de orientación sexual e identidad de género como motivo de prohición de discriminación. Mientras que el Ministerio de la Mujer implementó la atención de personas LGBTI en los servicios de atención del Programa Nacional contra la Violencia Familiar y Sexual.

Además, desde enero de 2017, luego de haber sido promulgado el decreto legislativo 1323 por el entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski, el Estado peruano sancionó por primera vez la discriminación, la incitación a la discriminación y los delitos de odio motivados por la orientación sexual y la identidad de género.

Pese que fue derogado unos meses después, desde mayo de 2018 sigue vigente, pero no contempla los discursos que promueven o incitan este tipo de acciones, por lo que esta medida no es suficiente. Perú, junto a Venezuela y Paraguay, es uno de los tres países que no legaliza el matrimonio igualitario, aunque la Corte Interamericana de Derechos Humanos instó a legitimarlo.

EL MATRIMONIO IGUALITARIO
Alberto de Belaunde mantiene un continuo diálogo con los líderes evangélicos que se oponen a la ley de Matrimonio civil igualitario para legalizar la unión entre dos personas del mismo sexo. Este proyecto fue firmado por él, entre otros congresistas, en febrero de 2017, pero hasta ahora no cuenta con aprobación; por lo que presentó el proyecto de ley 781 para el establecimiento de la unión civil.

“Planteamos la figura de la Unión Civil como una figura de consenso, de piso mínimo de derechos para que mientras debatimos el Matrimonio igualitario las parejas no estén desprotegidas”, explica de Belaunde. “Pero lo que ha demostrado determinados sectores y el Congreso, es que incluso no están dispuestos a aceptar una figura de consenso, por lo que hay que seguir la lucha por la figura total: el matrimonio igualitario”.

Sin embargo, Alberto de Belaunde considera que el avance de los últimos diez años ha sido significativo. "Hoy día creo que hay suficientes referentes en el mundo empresarial, de la cultura, de la política orgullosamente LGTBI para que ningún niño o niña sienta que serán menos simplemente por ser como ha nacido", finaliza el congresista. 

PATROCINADORES