Redacción ContentLab
Lunes 26 de agosto del 2019

Los vecinos de Villa María del Triunfo no creían que un basural se podía convertir algún día, en un huerto urbano. Se inició con el cultivo de cuatro hortalizas: acelga, betarraga, rabanito y lechuga. Pero hoy el paisaje reverdece con más de 50 variedades. “Es el ‘pulmón verde’ del distrito”, dice Gregoria Flores, agricultora y promotora de la Red en Línea de Huertos Urbanos. Este proyecto de la empresa de transmisión de energía eléctrica ISA REP cuenta hoy con 15 huertos en todo el país que, en total, suman un área total de 39,600 metros cuadrados.

La Red de Energía del Perú (REP) atraviesa 21 regiones mediante sus más de 11 mil kilómetros de líneas eléctricas de alta tensión. En Villa María del Triunfo, los terrenos situados debajo de estas líneas se convirtieron en un basural y fueron ocupados por varias familias. Pero la ley prohíbe construir viviendas en estas áreas, por lo que fueron desalojadas y trasladadas por la empresa a nuevos territorios.

“En 2004, nos sentamos con la población para ver qué podíamos hacer al respecto y decidimos limpiar todo el territorio e implementar el primer biohuerto gracias el compromiso de la comunidad y el gobierno local”, dice Jackeline Tapia, gestora de sostenibilidad de ISA REP.

Así, con un grupo de cinco vecinos, nació el primer huerto: Julián Cadavid. Sin embargo, lo más difícil fue desarrollar el proyecto. “Si uno iba a ofrecer hortalizas decían, ‘no, ese producto es de un basural’. Estuvimos tres años sacando columnas de roca, lavando la tierra, desinfectando”, recuerda Gregoria.

La empresa les facilitó cercos para los huertos, kit de herramientas, pico, carretillas, puntos de agua habilitados mediante el riego por goteo y capacitación para que puedan preparar sus propios abonos y evitar el uso de plaguicidas. Solo les quedaba organizarse. Si bien fue difícil captar la atención de los vecinos, las más comprometidas desde un inicio con el proyecto fueron las mujeres en extrema pobreza.

“Fuimos nosotras las que apostamos por la agricultura urbana sostenible para mejorar la calidad alimentaria de nuestros hijos, tratar de conocer lo que estamos comiendo, y prevenir la desnutrición infantil cultivando nuestras propias hortalizas”, explica Gregoria, cuyas acciones contribuyen al Objetivo 2 del Desarrollo Sostenible: Hambre cero.

LOS FRUTOS DE TRABAJAR LA TIERRA
Actualmente, existen 13 huertos urbanos en Lima, entre los distritos de Villa María del Triunfo y San Juan de Miraflores, y dos en Trujillo, en El Porvenir y La Esperanza. Son siete proyectos en el que trabajan 145 huerteros -entre hombres y mujeres, la mayoría de la tercera edad- y, según cifras de la empresa, se benefician más de 720 personas.

“Las familias logran tener una dieta más balanceada con las verduras que cosechan y también, a través la venta de sus productos, generan un ingreso adicional en su canasta básica”, explica Jackeline Tapia de ISA REP. De esta manera, contribuyen al Objetivo 1 del Desarrollo Sostenible: Fin de la pobreza.

Además, dos veces al año, en las instalaciones de la empresa, se realiza una feria de agricultura urbana, donde los colaboradores pueden comprar los productos orgánicos de los huerteros y contribuir al ODS 8: Trabajo decente y crecimiento económico. Por otro lado, los colaboradores de la empresa, junto con sus familias, realizan voluntariados en los huertos de Villa María del Triunfo y San Juan de Miraflores, donde comparten con los vecinos y aprenden más sobre la agricultura.

Las expectativas de ISA REP son altas: esperan inaugurar dos huertos adicionales en Trujillo y quieren traspasar las fronteras instalando huertos urbanos en Colombia o Brasil. Por parte de los huerteros, también existen las ganas de seguir desarrollando el proyecto.

“Hemos mejorado la calidad del medio ambiente. Ya no es un basural. La gente ha encontrado un negocio, aprenden a conocerse y a organizarse, que es lo más difícil”, enumera Gregoria. Pero lo más importante de todo, dice, es que ahora mujeres, niños y jóvenes pueden empoderarse y salir adelante integrándose al trabajo en los huertos urbanos a los que ella se dedica desde hace 15 años.

Foto principal: Dante Piaggio

PATROCINADORES