video
Redacción ContentLab
Lunes 24 de junio del 2019

A los 31 años de edad, la chef vegana Liz Bau llegó a la cima de su búsqueda constante de una alimentación saludable. Ya había probado distintas variantes del vegetarianismo, pero en ese entonces se prohibió incluso el huevo. “Creía que todos estaban mal y que yo era perfecta”, recuerda. Pero, lo que entendía por “alimentación” cambió cuando evocó a su madre friendo un huevo para su lonchera. “Cuando lo volví a comer sentí como un abrazo de mi madre. La alimentación tiene que ver con eso y yo me estaba privando de tanto por mi rigidez mental”, señala.

Liz Bau, hoy tiene 36 años de edad y para ella la alimentación saludable no está relacionada a una doctrina estandarizada ni a un régimen que se debe cumplir a cabalidad. Con el tiempo dice ha podido constatar la importancia de la “bioindividualidad”: la forma única de ser que tiene cada persona y que incluye la particularidad también de cada digestión. “Para entender esto hay que respetar lo que cada persona siente, piensa y hace”, explica.

TALLERES DE ALIMENTACIÓN CONSCIENTE
Después de poner punto final a La Chakra, el restaurante de postres sin azúcares, harinas, huevos, leches, ni el empleo de horno, que la hizo conocida en el mapa gastronómico, Bau ahora continúa explicando las infinitas variantes de una alimentación saludable. Lo hace a través de talleres personalizados para pequeños grupos de interesados o para empresas e instituciones con los que permite a la gente acercarse a una salud y bienestar con los estándares dictados por los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

La chef vegana enseña a reemplazar la harina, sal, azúcar, aceites y demás productos industrializados a los que nos hemos acostumbrado usar cotidianamente sin recordar que cada uno de estos sabores y nutrientes se pueden conseguir de múltiples variantes más saludables. “Se trata de educar a las personas y romper esquemas”, cuenta. “Como con el taller de patés, cremas y salsas que no tienen nada que ver con la mayonesa, sino con salsas elaboradas con menestras, semillas y plantas”.

Como todo lo que brinda Bau, ninguna enseñanza es un mandato. Sus recetas están diseñadas para que cada quien las reformule según su creatividad y gusto. En sus talleres no hay cantidades precisas. Lo indicado es la comodidad que cada comensal pueda obtener a partir de insumos naturales y sanos

EL INICIO DEL CAMBIO
Liz Bau nació en Ayacucho, donde aprendió a disfrutar el cielo, el aire, el agua y la tierra. El recuerdo de los valles llenos de coles, brócolis, apios, zanahorias, así como la imagen de sus abuelos trabajando la tierra se han transformado en la raíz de sus premisas de vida.

Cuando llegó a Lima esa conexión natural se quebró. Fueron las primeras alergias, asmas, bronquitis y otras enfermedades de sus hijos y las suyas las que le hicieron replantearse el estilo de vida citadino que había adoptado.

“Me volví vegetariana chatarrera, luego vegana y luego vegana radical. Hice procesos de ayunos y luego pasé a alimentarme solo con frutas”, recuerda. 

Más que una dieta, lo que aprendió finalmente es el potencial de los cambios personales más allá de las modas. “La pregunta esencial es cómo nos sentimos con nosotros mismos”, aclara. “Y entender que no solo nos nutrimos de alimento físico, sino también del amor, de lo que vemos, escuchamos, respiramos y percibimos”. Sin duda, toda una filosofía de vida saludable que ya está ganando muchos adeptos. 

► Si tienes iniciativas como la de Liz Bau, debes saber que Perú Sostenible, el encuentro de Sostenibilidad más grande del país, reunirá a empresas líderes, organizaciones internacionales, expertos y ciudadanía en torno a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Se realizará en la explanada del Museo de la Nación, el 20 y 21 de agosto del 2019. Participa ingresando aquí

PATROCINADORES