¿El papel que usamos fomenta la deforestación? ¿El papel que usamos fomenta la deforestación?

¿El papel que usamos fomenta la deforestación?

Redacción ContentLab
Viernes 03 de mayo del 2019

Nuestro país es sinónimo de bosques. De acuerdo al Ministerio del Ambiente (Minam) el 60% del territorio nacional está cubierto de ellos, pero cada año desaparecen miles de hectáreas de árboles. Solo en las últimas dos décadas, desaparecieron 2 millones de hectáreas de bosques, según el Proyecto de Monitoreo de la Amazonía Andina.

Para contribuir en la mitigación de este daño se suele recomendar reducir el uso del papel lo más posible en el día a día. Sin embargo, la producción de papel, tan ligada cotidianamente al deterioro de los bosques, no es uno de los factores del grave problema de deforestación en el país.

El papel que usamos proviene de plantaciones destinadas al uso de la madera como materia prima para producir papel y estas plantaciones tienen las certificaciones requeridas. Exactamente se hace con pulpa de celulosa procedente de plantaciones de especies de árboles de crecimiento rápido y destinados a tal fin, como el pino, el eucalipto, el abeto. Sin embargo, producir papel exige un uso excesivo de recursos y su proceso de fabricación es muy contaminante.

CAUSAS REALES DE LA DEFORESTACIÓN
De acuerdo con el Movimiento Mundial por los Bosques Tropicales (WRM), las principales causas de la deforestación son la conversión del bosque a la agricultura y la ganadería, la urbanización, las empresas madereras, la minería, la explotación petrolera, la construcción de oleoductos y gasoductos, y la construcción de grandes represas hidroeléctricas, entre otras actividades no reguladas.

José Luis Capella, director del Programa de Bosques y Servicios Ecosistémicos de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), recalca que en el caso peruano, la mayoría de productos que se hacen con madera obtenida de forma ilegal en nuestro país están ligados a la construcción, producción de muebles y la carpintería a gran escala.

LA IMPORTANCIA DE LAS CERTIFICACIONES
La ministra de Ambiente Lucía Ruíz declaró recientemente que en el sector privado hay experiencias exitosas que fomentan el manejo sostenible y la revaloración de los recursos naturales en nuestra Amazonía, como una forma de revertir la deforestación y poner en valor los productos de los bosques, en una estrecha articulación entre el Estado, las comunidades nativas y la empresa privada.

Para ser aliados contra la deforestación, las empresas buscan certificaciones como El Forest Stewardship Council (FSC), que garantiza que los productos tienen su origen en bosques controlados que proporcionan beneficios ambientales, sociales y económicos.

En Perú, hay más de 50 empresas con certificación FSC, entre ellas Tetra Pak, Faber-Castell, Perú Green Desings, Metrocolor y Antalis. Esta última, además, cuenta con un certificado Process Chlorine Free, que certifica que su papel reciclado fue fabricado sin el uso de cloro en el proceso de blanqueamiento.

Otro estándar que se busca obtener es el Programme for the Endorsement of Forest Certification (PEFC), que certifica que la madera de los productos acreditados proviene de bosques explotados mediante una gestión forestal sostenible. Según información de Promperú, el caso del estándar PEFC Perú tiene 9 certificados.

Estos certificados normalmente son visibles en los envoltorios o envases de sus productos, con ellos el comprador puede asegurarse que está comprando papel que ha sido producido con responsabilidad ambiental. 

LA LUCHA CONTRA LA TALA
El Organismo de Supervisión de los Recursos Forestales (Osinfor) identificó entre octubre del 2017 y agosto de 2018 la extracción ilegal de 274 mil metros cúbicos de madera valorizada en más de 30 millones de dólares, equivalente a la carga de 5 mil camiones. Un atentado contra nuestros bosques y su naturaleza.

Por ello, el Minam ha creado la Estrategia Nacional sobre Bosques y Cambio Climático que diseñará e implementará políticas públicas, programas, proyectos y acciones para enfrentar de manera integral la deforestación y degradación de nuestros bosques.

Para el año 2030, el país deberá reducir sus emisiones de gas de efecto invernadero (GEI) en 30%, así como reducir la vulnerabilidad por el uso del suelo en zonas forestales y la población que depende de ellos. Con esto se espera alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas en materia ambiental principalmente el número 12 que está relacionado a la producción y consumo responsable.

► Para promover el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y lograr un efecto multiplicador, lo primero es reconocer y celebrar los proyectos sostenibles. Por eso, si tienes una iniciativa que contribuye al desarrollo de las comunidades y el país, postúlalo en pods.pe

PATROCINADORES