Buses eléctricos: cuánto ayudaría este transporte sostenible Buses eléctricos: cuánto ayudaría este transporte sostenible

Buses eléctricos: cuánto ayudaría este transporte sostenible

Redacción ContentLab
Lunes 02 de septiembre del 2019

Mientras en el mundo las calles ya se están vaciando de autos contaminantes para dar paso a los modelos eléctricos, en el Perú el final de la gasolina, el petróleo y el gas parece recién iniciarse. El Gobierno peruano ha anunciado que este año dispondrá las normas para promover los vehículos eléctricos e híbridos, y para el 2021 la ejecución de un proyecto piloto para el ingreso de buses, autos y motos de este tipo. 

El transporte tradicional genera millones de emisiones de carbono a la atmósfera anualmente. Una cantidad que podría duplicarse para 2040 de acuerdo con la ONU. Por ello, es esencial incentivar iniciativas más sostenibles como los autos eléctricos. Los beneficios para los usuarios serían grandes. Los vehículos eléctricos podrían reducir hasta 80% del gasto diario en transporte de los usuarios. En tanto, la electricidad es 5 veces más económica que el diésel y el mantenimiento es menor al 50% de un auto a combustión.

En Lima, entre los proyectos más conocidos se encuentra el bus totalmente eléctrico que la Municipalidad de San Isidro dispuso para los vecinos del distrito en el 2018 y que solo en su primer mes de funcionamiento evitó la emisión de 10 toneladas de dióxido de carbono. Otro anuncio que se ha recibido con optimismo en la llegada de otros cinco buses eléctricos de la empresa BYD, de los cuales tres serán destinados al transporte público.

Pero, estas iniciativas aún son insuficientes. Es urgente que acciones como estas escalen y el Perú se acerque al 2030 con un transporte seguro, asequible y sostenible, como lo establecen los Objetivos de Desarrollo Sostenible del PNUD. Para Roberto Obradovich, director de la consultora Cambio, las tres metas más importantes son: la emisión de normas para que todos los participantes sepan cuáles son las reglas de juego, dar promociones e incentivos en base a una política nacional y que el cambio comience a través de todas las compras estatales, como son todos los autos de los ministerios o la presidencia.

FALTA DE NORMATIVA
La Asociación Automotriz del Perú calcula que al año 2040 los vehículos eléctricos alcanzarán el 55% de las ventas y el 33% de los que se encuentren en circulación, el mismo informe demuestra que la tendencia, por el momento, es mínima. Del 2015 al 2018 la importación de vehículos con motor eléctrico aumentó de 5 a 10 unidades, y la de los híbridos enchufables de 75 a 165.

“El Perú se ha quedado rezagado básicamente porque aún el gobierno continúa dando prioridad al gas y al diésel y porque las empresas de energía no se han unido para desarrollar y mostrar un plan conjunto que pueda convertirse en una política nacional”, explica Roberto Obradovich. “En Sudamérica, solo Perú, Venezuela y Bolivia, no han emitido ningún tipo de normativa de vehículos eléctricos hasta ahora”.

La regulación y las normas del Estado son claves. China lidera la fabricación de vehículos eléctricos gracias a las subvenciones y ventajas fiscales establecidas por el gobierno. En Reino Unido, un mes después de que se dispusiera acabar con las emisiones de carbono automotriz para el 2050, por ejemplo, marcas como Jaguar, Land Rover, Bentley y Lotus presentaron sus proyectos de carros eléctricos.

TENDENCIA MUNDIAL
En Europa, la tendencia se ha vuelto norma: desde el 2020 los vehículos nuevos deberán emitir, en promedio, 95 gramos de CO2 por kilómetro. Incluso varios países han puesto fecha final a los carros por combustión. Volkswagen, uno de los más grandes del mundo, por su parte, ha decidido fabricar exclusivamente autos eléctricos, para lo cual está construyendo su primera planta para autos eléctricos.

La tendencia es lógica. Según detalla Obradovich, por cada 120 buses de transporte urbano que se electrifiquen significa un ahorro de 27 millones de dólares en 15 años. “Con la cantidad de buses que hay solo en Lima, ¿te imaginas cuánto ahorro se le podría trasladar al usuario a través de las tarifas?”, pregunta.

PATROCINADORES