ABRIDORA

ENTRETENIMIENTO

El boom de los eSports: los 'gamers' ahora son profesionales

Gracias a la tecnología y a una industria que mueve millones, hoy se puede vivir como un profesional de los videojuegos.

Redacción ContentLab
Martes 27 de agosto del 2019

Ser 'gamer' es más que una afición: es una profesión, un estilo de vida. Si consideramos que la industria de los deportes electrónicos —eSports— movió más de US$ 905 millones el año pasado por concepto de ingresos a nivel mundial, según cifras de la consultora SuperData Research, entonces no debe sorprender que anualmente se sumen miles de adeptos en todo el globo.

Atrás podrían quedar esas clásicas escenas en las que papá o mamá regañan a sus hijos cuando los ven embobados frente a la PC o a la PlayStation jugando durante horas, “en lugar de hacer algo más productivo”. No obstante, lo que esos padres quizás ignoran es que ese “tiempo desperdiciado” frente a sus consolas podría estar siendo empleado por esos jóvenes para pulir sus habilidades en un determinado videojuego, bien sea localmente o mediante partidas en línea que se juegan en tiempo real contra usuarios que podrían estar al otro lado del mundo. Una de las grandes innovaciones que han posibilitado los avances tecnológicos y la mejora en las conexiones de Internet.

Así las cosas, esa dedicación podría significar, con el tiempo, cuantiosos ingresos solo por competir y quedar entre los primeros puestos en torneos que pagan miles de dólares, como los de Dota o los de League of Legends.

CUESTIÓN DE COMPROMISO
Un jugador ocasional no es un 'gamer' profesional. Ni por asomo. A criterio de Luis Salazar, 'gamer' peruano que hace dos años se llevó el campeonato regional de Pro Evolution Soccer (PES) y fue tercero a nivel mundial, un aspecto importante para ser un profesional es elegir una consola y centrarse en un solo género o videojuego. “Para ser competitivo en el mundo de los eSports, lo mejor es especializarse. Es imposible sobresalir si se abarcan muchos videojuegos”, refiere.

Otro detalle es tomárselo en serio: entrenar duro y parejo. “Si alguien busca ganarse la vida con esto, debe comprometerse”, afirma Salazar, quien compite en la escena profesional bajo el alias de “Jhona_KRA”. En virtud de ello, señala que un 'pro player' dedica entre ocho y doce horas diarias al entrenamiento, lo cual es útil para familiarizarse con el videojuego elegido y dominar todos los modos, trucos y mañas posibles.

Participar en torneos online es otro punto indispensable: sirve para ganar experiencia, prestigio y para hacerse un nombre en la comunidad 'gamer'. En ese camino resulta vital competir con rivales de alto nivel. Es probable que al comienzo haya más derrotas que victorias, pero a la larga todo suma. Aprendiendo de los mejores también se avanza en esta profesión.

La experiencia puede enriquecerse si se puede formar parte de un equipo. Esto aplica especialmente para videojuegos en los que interviene más de un jugador, como Dota 2, Heroes of the Storm o League of Legends, famosos MOBA —del inglés Multiplayer Online Battle Arena—, género considerado como el más exitoso de los eSports.

Cabe mencionar, que hay un mundo de aficionados a los eSports que les gusta ver y aprender sobre estos. Para ellos existen canales de televisión como el 717 HD Movistar y  plataformas digitales como Movistar Play, que transmite todos los campeonatos y tendencias de esta nueva profesión.

UNA INDUSTRIA MULTIMILLONARIA
El crecimiento que ha experimentado la industria de los eSports en años recientes es notable. Según la consultora NewZoo, experta en este sector, del 2017 al 2018 el impacto económico global de este fenómeno creció un 38%, lo que significa que el año pasado se movieron US$ 905,6 millones entre patrocinios, derechos audiovisuales, publicidad, tickets y merchandising y pago de juegos, una cifra que se queda corta con la estimación que la firma tiene para el 2020: US$ 1.400 millones.

A ello hay que añadir que las competencias profesionales de videojuegos entregan premios cada vez más jugosos a quienes destacan en ellas. ¿Una muestra? Durante la reciente Fortnite World Cup, el campeón, Kyle Giersdorf, se embolsó US$ 3,2 millones.  

Pero el auge de los eSports no solo debe juzgarse en términos monetarios. También va de la mano con el creciente número de personas que visualizan las competencias a nivel mundial por Internet, lo cual supone un potente mercado que las marcas relacionadas aprovechan para fines publicitarios y de posicionamiento en la audiencia. En ese sentido, NewZoo prevé que este año la cifra de espectadores será de 454 millones y que para el 2022 podría expandirse a 645 millones.

Es, a todas luces, una industria que parece no tener techo y que ha transformado las vidas de quienes jamás pensaron que su afición podría ser su profesión.  


TE PUEDE INTERESAR


BIENESTAR

Vacaciones útiles con e-learning: aprender como jugando

Gracias a Internet, los niños pueden acceder a plataformas educativas y aplicaciones para aprender sin salir de casa.

BIENESTAR

¿Cómo reducir el impacto del celular en el medio ambiente?

Enviar mensajes de texto y usar cargadores inteligentes son acciones que ayudan a la lucha contra el calentamiento global.

NEGOCIOS

[FOTOS] 6 apps para incrementar tu productividad laboral

La clave para ser más productivo en el trabajo puede estar a tan solo un clic de distancia.