Actualidad

5 razones por las que un CEO iría a Marte

Elon Musk, Jeff Bezos y Richard Branson compiten por lo que se ha convertido en la carrera espacial del siglo XXI. ¿Por qué?

5 razones por las que un CEO iría a Marte

Falcon Heavy, de Space X, tiene la potencia combinada de 18 Boeings 747. Jeff Bezos asegura que podrá transportar carga a la Luna de manera regular en menos de cinco años.

Starman fue quien se robó el protagonismo. El maniquí disfrazado de astronauta que está al volante del Tesla Roadster de Elon Musk, actualmente se encuentra a algunos millones de kilómetros de nuestro planeta y sus fotos -con la Tierra detrás de él- aparecieron en todos los medios de comunicación del mundo. Pero en realidad el cohete de Space X en el que fue transportado el auto era lo que interesaba a Musk, su equipo y a toda la comunidad científica interesada en la exploración espacial. Falcon Heavy es un cohete diseñado para ser el más poderoso de su tipo. Mide 70 metros, puede llevar hasta 64 toneladas métricas de carga (aproximadamente el doble del estándar actual) y la fuerza combinada de sus motores equivale a la de 18 aviones 747 a máxima potencia.

Tras  el lanzamiento exitoso de Falcon Heavy en febrero último, que además del auto de Musk también llevaba satélites que se encuentran actualmente funcionando, se ha despertado gran expectativa, pues el CEO de Space X viene señalando desde hace algunos años que la tecnología desarrollada para los motores de este cohete es la que permitirá llegar hasta marte en cuestión de décadas. “Si podemos reducir los costos de acceso al espacio, los emprendedores florecerán. Verán creatividad, dinamismo, lo mismo que he presenciado en el internet en los últimos 20 años, pero en el espacio exterior”, dice Jeff Bezos, CEO de Amazon y de Blue Origins, una iniciativa privada que se ha propuesto transportar carga a la Luna en 2020. Otro CEO en estas lides es Richard Branson, cabeza de Virgin Galactic, cuya meta es poner turistas en órbita a más tardar el año próximo.

Pero, ¿por qué tanto apuro del sector privado por llegar a otros confines del espacio? Estas son las razones por las que un CEO quisiera ir a Marte.

1. Porque la NASA ha perdido protagonismo y presupuesto. SpaceX, al igual que empresas como Boeing, es proveedor del Gobierno de los Estados Unidos, y ha transportado ya cargamento a la Estación Espacial Internacional. Rover, el robot que ha servido para recopilar información importante sobre Marte, ha sido decisivo en este viraje. Con recortes de presupuesto y la imposibilidad de costear todo el R&D necesario para colonizar Marte en un futuro no muy lejano, la colaboración la empresa privada se ha tornado crucial.

2. Porque la Luna se perfila como el próximo destino estratégico para diversos sectores. Hay quienes dicen que una manera realista de planear un viaje tripulado a Marte es haciéndolo con escala en la Luna, por así decirlo. Estaciones espaciales, pero también campamentos mineros, observatorios, laboratorios, ciudadelas y hasta resorts, se proyectan como las próximas tendencias en el campo se la inversión. China y Rusia han manifestado interés retomar las misiones a la Luna también.

3. Porque es un anhelo tan antiguo como la humanidad. Explorar más allá de los confines habituados, descubrir nuevos territorios, expandir nuestro dominio, todos estos rasgos han formado parte de la historia de la humanidad. En este punto en el que nos encontramos de cara a una serie de potenciales catástrofes planetarias debido a nuestro propio desarrollo como especie, la posibilidad de establecer colonias humanas en la Luna o Marte se perfila no solo como un anhelo, sino como un deseo de garantizar la supervivencia de nuestra especie por los próximos siglos.

4. Porque existen empresas con el suficiente fondo para hacerlo. En el año 2015, según Space Foundation, se generaron ingresos globales por casi US$121 mil millones en el sector aeroespacial gracias a la manufactura y a los costos de lanzamiento de 262 artefactos que fueron enviados al espacio. En este momento solo existe un reducido puñado de emprendedores que puede darse el lujo de invertir en un sector que exige mucho capital en investigación, desarrollo y riesgo. Space X, si bien ha podido mandar con éxito este último cohete, hizo antes el mismo intento con otros 181 artefactos sin tener suerte.

5. Una misión de supervivencia de la especia humana. Elon Musk ve dos únicos caminos posible en el futuro de la especie humana. Por una parte está quedarnos en la Tierra y enfrentarnos a una extinción que llegará, y por otra convertirnos en una especie multiplanetaria y encontrar una manera sostenible de poder colonizar planetas y crear ciudades en ellos. ¿Por qué en Marte? Musk considera que es el único planeta del sistema solar que reúne las condiciones para establecer allí colonias humanas, teniendo en cuenta que la Luna es demasiado pequeña y no tiene atmósfera ni recursos suficientes para una civilización autosostenible.

Y si bien el optimismo es compartido tanto por entidades como la NASA o empresas como SpaceX, lo cierto es que aún quedan por resolver muchas cuestiones técnicas y éticas si pensamos en efecto mandar personas a habitar otros mundos. ¿Es mejor descender y establecer a los primeros colonos ahí o tener una base espacial que se mantenga en la órbita del planeta para asistir a las misiones que desciendan? ¿Llevaremos nuestra territorialidad y los conflictos que esta conlleva a otros mundos también? ¿Qué efectos psicológicos y físicos tendrán en los primeros colonos la vida en condiciones para las que no estamos hechos?

Esta nueva carrera espacial que vivimos es muy distinta a la que fue motivada por la Guerra Fría, pero también plantea desafíos para los individuos, gobiernos y empresas que aspiran a conquistar otros mundos. No es solo un tema de invertir a largo plazo para convertirse en algún momento en una de las tres o cuatro empresas capaces de proveer tecnología para hacer esos viajes interespaciales, se trata sobre todo de tener claro qué haremos como especie una vez que lleguemos allá. Si bien Musk, Bezos y Branson ven su incursión en esta carrera con visión de CEO’s humanistas, no queda claro qué poder tendrán una vez que los gobiernos o los conglomerados pisen el suelo marciano.

¿Debemos seguir de cerca esta nueva versión de carrera espacial? No cabe duda de que debemos estar atentos a las nuevas tecnologías que saldrán a la luz producto de este enorme esfuerzo en investigación y desarrollo. Aunque miremos estos avances desde una humilde butaca en América Latina, este salto de la humanidad podría traer resultados inesperados que es mejor anticipar. 

También te puede interesar...
[Estos son los modelos de empresa que tendrán éxito]

Tags relacionados

Espacio Patrocinado