Actualidad

¿Cómo se promueve el liderazgo femenino en la actualidad?

María José Álvarez (EULEN) dice que las prácticas laborales más exitosas son las que llevan la vida laboral con la familiar.

¿Cómo se promueve el liderazgo femenino en la actualidad?

La participación y liderazgo de las mujeres en las organizaciones, en su mayoría, se han dado solo en posiciones de colaboración.

Según  el estudio “Women, wehave a problema!”, elaborado por la consultora Right Management a más de 4,400 empleados y gerentes –entre los que participaron 2.200 mujeres- en 15 países, las mujeres están sub representadas en las industrias que se espera el mayor crecimiento del empleo, como la ingeniería, la tecnología y las ciencias matemáticas. Y, por otro lado, están sobre representadas en aquellos sectores más amenazados por la digitalización, como son las áreas de administración y de oficina. Es decir, no solo carecen de acceso a posiciones de liderazgo, sino que el liderazgo femenino enfrenta trabas para crecer en los sectores de mayor demanda.

En el peor de los casos, peligra su estabilidad laboral en puestos operativos o funcionales como personal administrativo o de atención en oficinas. A esta información, se suma la brecha de género y la falta de inclusión laboral que, según datos de ManpowerGroup, se encuentra al menos a una generación de distancia. Si bien es cierto que existen grandes progresos en el fomento de la participación y liderazgo de las mujeres en las organizaciones, éstos se han dado, en su mayoría, solo en posiciones de colaboración, mientras que en posiciones gerenciales la participación del género femenino se ha incrementado únicamente en 3% en los últimos 5 años.

De acuerdo con las conclusiones de este reporte, no bastan las políticas o prácticas para catalizar el liderazgo femenino, mientras no se desarrollen conversaciones más profundas en el campo del desarrollo profesional o la línea de carrera.

María José Álvarez, presidenta del Grupo EULEN a nivel global, empresa con operaciones en 14 países, coincide plenamente con esta observación. Para ella, que promueve los siete principios establecidos por ONU Mujeres dentro de su organización, prácticas laborales como la cuota de género no van a cambiar nada, en tanto las mujeres no logren conciliar su vida familiar con las demandas del campo laboral.

¿Cómo está en América Latina el protagonismo de la mujer en posiciones de liderazgo?

El problema en América Latina comienza con el acceso a la educación. Es decir, mientras que los padres de las niñas no comprendan lo importante que es la educación en su vida y su desarrollo profesional, las mujeres adultas no tendrán ninguna oportunidad a la hora de postular a posiciones de relevancia en el mercado laboral. Por el contrario, debido a su falta de preparación, serán subcontratadas. Para cambiar esta situación de raíz, los padres deben tomar nota de este problema, que los gobiernos comprendan la magnitud de esta situación para hacer algo.

¿Es distinto esto en economías más avanzadas?

He participado en varios foros hispanoamericanos, donde hemos hablado de estos temas, y me doy cuenta de que el problema es mayor en América Latina. En Europa, en general, este problema está superado, porque el acceso a la fuerza laboral y a posiciones de liderazgo es más igualitario. Es una cultura distinta, de pronto tiene que ver el tema económico, del avance de la educación a todos los niveles de la sociedad. Yo fui una de las primeras mujeres en salir de España para seguir un postgrado en la Universidad de Lovaina. Entonces solo éramos dos, ahora es lo más común.

¿Por qué la formación resulta tan importante?

Porque te permite acceder a posiciones de liderazgo, de alta responsabilidad. El camino a la igualdad comienza allí, en la educación, donde se definen los deberes, las responsabilidades, los retos y la posibilidad de alcanzar salarios más equitativos.

Pero cambiar la política educativa tomará años, ¿qué se podrá hacer entre tanto?

Por hacer las cosas rápido a veces se hacen las cosas mal. Por ejemplo, las políticas de cuota de género me parece que denigran a la mujer, porque es de alguna forma considerarlas que necesitan ayuda, porque son inferiores.

¿Cuáles son las buenas prácticas que a su entender si contribuyen a promover la igualdad de género en las empresas?

Las políticas de conciliación laboral y familiar. Sin duda, las mujeres tenemos un tema que es el familiar, que por naturaleza somos madres, y a veces eso para muchas puede ser una situación que te pone en desventaja o vulnerabilidad frente a los hombres. No está bien que las empresas nos protejan en exceso, pero sí creo que, desde nuestra realidad, se definan prácticas realistas que nos permitan cumplir con los roles del trabajo y los que la naturaleza nos ha impuesto.

¿Las mujeres que llegan a posiciones de liderazgo están en la obligación moral de promover estas iniciativas?

No es una obligación moral, es una obligación, sin más. Como mujeres, que hemos llegado a una posición en la que nos podemos hacer escuchar, es importante promover la igualdad, y generar por lo tanto igualdad de condiciones, para hombres y mujeres, sin políticas exclusivas que pongan en desventaja a los hombres. Si las empresas interiorizan este mensaje, así como las áreas de Recursos Humanos, en los procesos de selección y reclutamiento, habremos dado un paso importante.

¿Cómo se promueve el liderazgo femenino en la actualidad?

 

También te puede interesar...

[¿Qué ventajas ofrece Workplace para las empresas?]

Tags relacionados

Espacio Patrocinado