Negocios

5 buenas prácticas para gestionar el talento en una empresa

Las buenas prácticas laborales no solo generan más fidelidad de los trabajadores sino compromiso y resultados financieros.

5 buenas prácticas para gestionar el talento en una empresa

Una de ellas es buscar que el trabajador labore en un clima que le permita ser feliz y más productivo.

Las grandes empresas, como probablemente no sucedía 20 años atrás, se preocupan cada día más por ser mejores empleadores o por tener lo que los expertos denominan tener una “marca empleador”. Es decir, así como se construye una marca por ofrecer un buen producto o servicio que vaya más allá de lo que espera el consumidor, existen empresas que superan las expectativas en términos de clima laboral y cultura organizacional con los colaboradores. Es decir, además de cumplir los estándares más mínimos que exigen las leyes laborales, estas empresas ofrecen hacer que te enamores del lugar donde trabajas.

Por eso, cuando uno empieza a hablar sobre Natura con Eduardo Eiger, su nuevo CEO para el Perú, y comienza a enumerar los beneficios, la cultura que viven los trabajadores, el permanente clima de innovación, escucha y trabajo en equipo que se vive, es difícil detenerlo. Él ingresó años atrás para un programa de entrenamiento para colaboradores de alto potencial, y su carrera se fue construyendo entre Brasil, México y ahora Perú, de la mano de los más altos directivos de la organización, quienes lo “invitaron” a ser parte del negocio. Y resalta la palabra “invitar”, porque Eiger señala que en Natura se hace todo con respeto; es decir, preguntando primero.

Desde hace 15 años, por ejemplo, está presente en el Great Place to Work (GPTW) en Perú, que mide el clima laboral en las organizaciones. En este lapso, según la gerente general Ana María Gubbins, las empresas peruanas han tomado conciencia del enorme impacto que posee el ofrecer mejores experiencias y condiciones de trabajo a sus colaboradores, y cómo los grupos de interés (trabajadores, empresa, accionistas, clientes, sociedad, Estado y país) se benefician de ello. En el último ranking, que se presentó el año pasado, son más de 500 las organizaciones que trabajan bajo los estándares de GPTW, lo que significa que son más las compañías con estándares globales de empleo.

En esa misma línea, desde hace cuatro años, existen de forma paralela el premio Asociación de Buenos Empleadores (ABE) de la Cámara de Comercio Americana del Perú, y el ranking Merco Talento, de la consultora española de negocios Merco. En ambos casos, bajo parámetros similares en muchos casos, se analizan las prácticas que hacen de las empresas líderes en el campo de la gestión del talento, desde cómo potencian al colaborador, a partir de programas de capacitación y línea de carrera, hasta incluso cómo desvinculan a las personas de sus posiciones. Es un ejercicio de liderazgo constante que las lleva a encabezar estos listados.

En el caso de Merco Talento 2017, figuran allí, en orden de importancia, empresas como Backus, BCP, Interbank, Alicorp, Kimberly-Clark, Antamina, Ferreyros, Scotiabank, Latam y Arca Continental, cuyos líderes aparecen en foros, en los que se dan tiempo de reflexionar sobre la importancia de gestionar el talento, promoviendo el respeto, la equidad, la tolerancia y la inclusión. Por ejemplo, el año pasado, en un evento sobre comunicación interna, Mariella García, CEO de Ferreycorp confesó que la primera persona con la que se reúne en el día es con su jefa de comunicación interna, porque le interesa cómo se comunica la empresa con sus trabajadores.

LAS CLAVES DEL RR. HH.

Los premios ABE, tal como expresa su convocatoria desde hace cuatro años, no solo buscan promover las buenas prácticas laborales, sino que también tienen como finalidad demostrar que esas prácticas, propias de las empresas formales de todo tamaño, traen beneficios a las organizaciones y a la sociedad en su conjunto. Su eslogan, “Una cruzada contra la informalidad laboral en el Perú”, espera comunicar que la principal barrera a las ligas mayores es la informalidad, y dentro de las diferentes aristas de este mal, la informalidad laboral se presenta como una de las peores amenazas para de la calidad de vida y el desarrollo personal.

Entre las empresas ganadoras de este año, destaca Supermercados Peruanos, que se llevó el Gran Premio ABE. Esta compañía, con más de 14 mil trabajadores, repartidos en 214 tiendas (Plaza Vea, Vivanda y Más), en 25 ciudades del país, genera alrededor de 1.000 ascensos cada año y ofrece programas de capacitación para los diferentes niveles de colaboradores, desde cursos en la Universidad Intercorp y diplomados en reconocidas universidades peruanas, hasta programas con profesores de la Universidad de Harvard para sus trabajadores con mayor potencial. Por otro lado, entre varios beneficios, ofrecen hasta siete horarios, para no alterar el estilo de vida de cada uno.

Entre las empresas ganadoras destacan CrediScotia Financiera (Mejor Programa de Reconocimiento de sus trabajadores), Teleatento del Perú (Mejor Programa de Capacitación y Desarrollo de Personas), Red de Energía del Perú (Mejor Programa de Capacitación en Dirección de Personas), SGS del Perú (Mejor Programa de Gestión del desempeño), Orazul Energy Egenor (Mejor Programa de Vida Saludable), San Fernando (Mejor Ambiente de Trabajo Seguro e Higiénico), Osiptel (Mejor Programa de Flexibilidad Laboral), Mifarma (Mejor Programa de Inducción), entre otras.

Para Rocco Solimano, director de la Asociación de Buenos Emprendedores (ABE), existen cinco características comunes entre las empresas ganadoras de los premios, que sin duda son aquellas que tienen mayor responsabilidad social laboral.

 
1. Cumplir la ley: Todas cumplen con rigor las leyes laborales en términos de derechos y beneficios.

2. Ir más allá: Desarrollar políticas y herramientas para que el trabajador crezca y se desarrolle.

3. Bienestar y productividad: Se busca que el trabajador labore en un clima que le permita ser feliz y más productivo.

4. Buenas prácticas: Definir y gestionar prácticas que promuevan la inclusión, la equidad y ética interna.

5. Valor compartido: Las buenas prácticas laborales abarcan la cadena de producción, con los proveedores.

Para Solimano, tratar al trabajador, además de introducir temas de responsabilidad social laboral, contribuye a los resultados del negocio, porque un trabajador más feliz siempre será más productivo. ¿Qué programa podemos estructurar para que el trabajador salga de la empresa con una sonrisa? Aquí es donde los CEOs y los líderes de una organización deben sentarse a reflexionar sobre el tema y tener en claro que no solo es trabajo de las áreas de recursos humanos.

 

También te puede interesar...

[5 empresas exitosas fundadas por duplas ganadoras]

Tags relacionados

Espacio Patrocinado