Negocios

Estabilidad emocional, ¿cuán importante es para el éxito?

Diversos estudios señalan que la estabilidad familiar es un elemento clave para tener éxito en el mundo de los negocios.

Estabilidad emocional, ¿cuán importante es para el éxito?

Estar conectado socialmente con los demás no solo es bueno para nuestra salud física. También ayuda a evitar la decadencia mental.

Si uno observa el listado de los 10 hombres más ricos del mundo, existe un elemento común entre todos: un historial familiar equilibrado. Por ejemplo, Jeff Bezos, el fundador de Amazon, es de lejos la persona más rica del mundo, con un patrimonio que supera los US$100.000 millones, pero se caracteriza por presumir que él es quien lava los platos en casa.

Bezos conoció a su esposa, Mackenzie Tuttle ,en 1993, en la empresa De Shaw, donde ambos trabajaron por un periodo. Seis meses después ya estaban casados. Desde entonces, cada vez que el ejecutivo aparece en público está al lado de Mackenzie, quien ahora lleva el apellido del esposo. Por otro lado, el segundo hombre más rico, Bill Gates, conoció a Melinda en 1987, poco tiempo después de que ella ingresó a Microsoft.

La historia de Warren Buffet es probablemente otra forma de entender el romance. Se casó con Susan Thompson en 1952, pero se separaron en 1977, sin divorciarse oficialmente. Como no pudo retomar la relación, casi por sugerencia de Susan, Buffett empezó a salir con Astrid Menks, una de las mejores amigas de Susan. Si bien la relación con Astrid dura hasta el día de hoy, Buffet se casó con ella en 2006, dos años después del fallecimiento de Susan.

Según Susie Buffett, hija del primer matrimonio, esta extensa relación de tres, en el entendimiento que lograron y en el apoyo de cada a una a su manera, de las dos mujeres a su padre, promovió en buena parte la estabilidad familiar que le permitió a Buffett consolidarse como megagurú financiero (New York Times, 2006).

Caso similar es el de Bernard Arnault, propietario de un emporio de marcas globales, como Louis Vuitton. Casado dos veces por largos periodos, posee tres hijos en cada matrimonio, con quienes posee una relación cercana, ya que varios de ellos trabajan en la empresa familiar. Mark Zuckerberg, el quinto hombre más rico, posee una vida familiar intensa desde que se casó con Pricilla Chang, en 2012. En el fanpage de Zuckerberg en Facebook, es común ver retratos familiares de la pareja, sobre todo en los últimos años, a partir de la llegada de Max, su primogénita. Ellos se conocen desde la Universidad de Harvard. Si bien Amancio Ortega, fundador de Inditex, se casó dos veces, se rescata que protagonizó matrimonios largos: el primero 20 años, el segundo lleva 37.

El mexicano Carlos Slim, quien llegó a ser considerado el hombre más rico del mundo algunos años, estuvo casado 27 años, hasta 1999, fecha en la que Soumaya Domit fallece. Desde entonces el magnate de las telecomunicaciones no se ha vuelto a casar. Para el psicólogo Joshua Jackson, de la Universidad de Washington en St. Louis, existe un correlato entre el éxito empresarial y los matrimonios estables. “Hay una conexión entre tener un equilibrio familiar y una mayor probabilidad de acceder a aumentos salariales o promociones laborales”. Para Jackson, las personas serias para el matrimonio, según cómo lo midió el investigador en un estudio, siguen reglas, trabajan duro y son confiables, predecibles y capaces de controlar sus impulsos.

EQUILIBRIO FAMILIAR
Para el Dr. Stewart D. Friedman, el llamado equilibrio entra la vida laboral y personal no existe. Por el contrario, lo que se debe buscar es que estas esferas se interconecten, de tal manera que se relacionen de forma positiva entre sí. “Las nuevas tecnologías, el desarrollo de los roles de género y la nueva empresa, en la que las formas de trabajo están evolucionando; han creado un contexto sociocultural que afecta la toma de decisiones profesionales y familiares. ¿Qué piensan las nuevas generaciones sobre la familia? ¿Será posible que los jóvenes, los llamados millennials, reconcilien su trabajo y las aspiraciones familiares?”, se pregunta fundador del Programa de Liderazgo en Wharton, así como director del Proyecto de Integración Trabajo / Vida de Wharton.

Friedman, autor del libro “Leading The Life You Want” (Liderando la vida que deseas: habilidades para integrar el trabajo y la vida), reflexiona sobre cómo los líderes incrementan su capacidad de liderazgo gracias a temas como la armonía familiar, la integración de la vida laboral y personal y la estabilidad emocional que se genera a partir del control de estas variables. En esta investigación, el profesor de Wharton presenta a 6 líderes exitosos, personas que, según el autor, han logrado la armonía que estaban buscando. Son los casos de Tom Tierney (CEO of Bain & Company), Sheryl Sandberg (CFO de Facebook), Eric Greitens (Gobernador de Missouri), Michelle Obama (ex Primera Dama), Julie Foudy (empresaria deportiva) y Bruce Springsteen (cantante).

Cada uno, a su manera, ejemplifica una serie de cualidades. Bruce Springsteen y Michelle Obama, por ejemplo, son dos de las personas elegidas para ilustrar lo que, a juicio de Friedman, es una prueba de éxito: la armonía en la distribución del tiempo y la dedicación en las diferentes esferas de la vida. El trabajo no es todo y el tiempo invertido en la oficina ahora no garantiza el éxito. “Las nuevas generaciones le dedican cada vez más tiempo al trabajo, renuncian a la paternidad más fácilmente y no tienen la flexibilidad necesaria para disfrutar de una vida plena fuera de su actividad laboral. La generación Y (millennial) no tiene control sobre la distribución de su tiempo”, dice Friedman en un artículo para OpenMind, página del BBVA especializada en negocios.

Friedman explica que las empresas deben reconocer y respetar todas las esferas de la vida: trabajo, hogar, comunidad y espacio personal, y proporcionar a las personas las herramientas y el apoyo necesarios para vivir la vida que desean. Para el experto, no es cuestión de altruismo o de mejores empleadores. Las empresas deben fomentar la productividad y el talento. Por lo tanto, aconseja, estas deben conservar a sus mejores empleados, asegurándoles que podrán desarrollar todo su potencial y vivir la vida que han elegido dentro de la compañía que los ha seleccionado. De esa manera generarán mayor riqueza tanto a la organización como a sus carreras.

3 CLAVES PARA LA FELICIDAD
La felicidad, en general, es una de las cosas más importantes en la vida. Y, en el caso de los líderes, es un elemento que genera internamente estabilidad emocional, clave para el desempeño. “Cuando estás en una posición de CEO, donde el estrés puede ser de cosa de todos los días, el apoyo de la familia es importante, porque le da un sentido y un propósito a tu vida. Sin este equilibrio, pierdes enfoque y dirección”, explica Bruno Novella, CEO de Banco Cencosud en el Perú. Para este ejecutivo, llegar a una posición de liderazgo exige muchos sacrificios familiares, por lo que si una base sólida en casa difícilmente se alcanza la armonía deseada.

Por esa razón, por ejemplo, muchos CEO’s, para no perder contacto con sus hijos, eligen llevarlos a sus colegios o tomar desayuno con ellos, como hace Gonzalo Basadre, CEO de Interseguro, todas las mañanas. Pero la felicidad no es fácil de alcanzar. El psiquiatra Robert Waldinger, director del Estudio de Desarrollo de Adultos en Harvard University, uno de los estudios sobre la vida adulta más largos y completos jamás realizados, ha identificado 3 formas de llegar a la felicidad, secretos que compartió en una charla de TED, que lleva 9,2 millones de vistas desde enero de 2016.

1. Relaciones cercanas
Las personas que están más cerca de su familia, amigos o comunidad, tendieron a ser más felices y saludables que sus contrapartes menos sociales. También tendieron a vivir más tiempo. En comparación, las personas que dijeron que estaban solteras dijeron sentirse menos felices. También tenían una peor salud física y mental, como se definió anteriormente.

2. Calidad (no cuantía) de las relaciones
No es solo estar en una relación lo que importa. Las parejas casadas que dijeron que discutían constantemente y tenían poco afecto mutuo (que los autores del estudio definieron como “matrimonios de alto conflicto”) en realidad eran menos felices que las personas que no estaban casadas en absoluto, según los resultados del estudio, que duró 75 años.

3. Matrimonios estables y de apoyo
Estar conectado socialmente con los demás no solo es bueno para nuestra salud física. También ayuda a evitar la decadencia mental. Las personas que se casaron sin divorciarse, separarse o tener “problemas serios” hasta la edad de 50 años, obtuvieron mejores resultados en las pruebas de memoria que aquellas que no lo estuvieron, fue otra conclusión del informe.

Por otro lado, otra investigación de 2013, publicada en la revista PLoS ONE, encontró que el matrimonio, entre otros factores, estaba relacionado con un menor riesgo de deterioro cognitivo leve o demencia. A decir de Waldinger, eso sugiere que las relaciones sólidas son fundamentales para la salud, tanto física como mental. “La sociedad pone mucho énfasis en la riqueza y en apoyarse en el trabajo, pero una y otra vez, durante estos 75 años, nuestro estudio ha demostrado que las personas que obtuvieron mejores resultados fueron las personas que se acoplaron a las relaciones, con la familia, con amigos y con la comunidad”, señaló en TED Talk.

Cabe preguntarse, como líderes de negocios, ¿cómo están las cosas en casa?

 

También te podría interesar...

[Bear Hug: Conoce la estrategia de IBM para escuchar clientes]

Tags relacionados

Espacio Patrocinado