Negocios

Oprah Winfrey: Una historia inspiradora para los emprendedores

La estrella de los talk shows, calculó su potencial de ganancias en una servilleta y ahora lidera un holding mediático.

Oprah Winfrey: Una historia inspiradora para los emprendedores

Las lecciones que le dejaron cada peldaño a Winfrey pueden ser tomados como aprendizajes para cualquier ejecutivo joven o emprendedor.

Para aquellos que no lo saben, la popular estrella de la televisión estadounidense, Oprah Winfrey, aprovechó su éxito televisivo para convertirse en una de las empresarias más importantes de su país. Tal fue su éxito, al punto de integrar el listado de las mujeres más poderosas del mundo de los negocios y de la política (N°21), según Forbes. Oprah es, además, uno de los 100 personajes del 2018 de la revista Time.

Su carrera empezó a los 19 años, cuando una pequeña estación de radio de Nashville le permitió trabajar como reportera gracias a su talento natural para las entrevistas. A los 22 años. Oprah recibió una oferta en Baltimore para presentar un programa de televisión llamado “People Are Talking”, donde estuvo ocho largos años. En 1985, a los 30, la cadena WSL-TV de Chicago la contrató para presentar su propio programa, “A. M. Chicago”. Un año después, ABC le propuso difundir el programa a nivel nacional, pero Oprah estaba insegura.

Entonces, su amigo, el crítico de cine Roger Ebert, cogió una servilleta para calcular, con matemáticas simples, cuánto podría ganar Oprah si aceptaba el reto de llevar su programa a una cadena nacional. Según Ebert, le contó por qué él tomó esa decisión. Recordemos que Ebert, al lado de Gene Siskel, llegaron a ser los críticos de cine más famosos de la televisión entre 1986 y 1994, con su programa “Siskel & Ebert”. Por otro lado, calculó por qué su programa debería durar por una hora, en vez de los 30 minutos que tenía, o por qué la verían cinco días a la semana en otros estados, además de Illinois. En la servilleta anotó cuánto ganaba antes de sindicar su programa, y le mostró a Oprah que en ese entonces su salario se incrementaría hasta 20 veces. Desde entonces, hasta el 2011, The Oprah Winfrey Show se lanzó en todo el país, convirtiéndose en uno de los shows más vistos de todos los tiempos.

Pero, en vez de darse la vida de rica y famosa, Oprah invirtió sus ganancias de forma inteligente. Oprah fundó su propia cadena televisiva, OWN (Oprah Winfrey Network). Y, por si fuera poco, también se desempeña como productora de TV, cine y teatro; es autora de best-sellers; gurú motivacional; dueña de la revista O; y filántropa. Ella estuvo entre los primeros inversionistas en la red Oxygen, un canal de cable dirigido a mujeres. NBC Universal compró Oxygen por más de US$900 millones en el 2007. Su productora está detrás de los programas de mayor sintonía de su país, “Dr. Phil” y “Dr. Oz”.

Su huella también se expandió de maneras menos tangibles. Ella comenzó un segmento llamado “Oprah's Book Club”, que fue clave para la industria editorial. En el 2008, la revista Time llamó a este espacio “vehículo de márketing despiadadamente influyente, con el poder de alterar fundamentalmente las listas de los más vendidos”.

Winfrey también se ha diversificado en otros productos. Se asoció con Kraft Heinz (KHC) para una línea de sopas refrigeradas y platos de acompañamiento, que se lanzaron en tiendas de abarrotes a nivel nacional. Y luego está Weight Watchers, compañía que ofrece programas para llevar una vida saludable, donde es inversionista.

Hoy, se calcula que la riqueza total de Winfrey asciende a unos US$3 billones, según Forbes. Eso la convierte en una de las celebridades más ricas del mundo. Nada mal para una mujer afrodescendiente que creció en la pobreza en un campo de Mississipi, y sufrió innumerables abusos en su adolescencia. Para ella, el secreto es vivir el momento y enfocarse en un solo objetivo a la vez. “¿Qué es eso de la multitarea? Eso es una broma para mí. Cuando trato de hacer eso, no hago nada bien”, ha declarado. A pesar de sus múltiples responsabilidades y tratar de estar presente en todas, su clave consiste en delegar.

Ella ha sabido reunir líderes con talento, delegar, confiar y esperar resultados. “Al analizar las carreras y las prácticas empresariales de estos líderes, encontré que los superjefes son expertos en el arte de delegar, ceden cotas de autoridad y control que pondrían los pelos de punto a la mayoría de las personas en puestos de responsabilidad”, escribió sobre ella el profesor del Tuck Executive Program (TEP), Sidney Filkenstein, en un artículo para Harvard Business Review, en 2017.

En enero de este año, Oprah ofreció un potente discurso en la última edición de los Golden Globes, tras recibir el premio Cecil B. DeMille por su carrera. Su mensaje alentaba a las mujeres a no callar más los abusos ni la discriminación. Tras el evento, se rumoreó incluso sobre su posible candidatura a las elecciones presidenciales estadounidenses de 2020. No obstante, meses más tarde, ella misma declaró que no posee el ADN para la política.

LECCIONES PARA LOS EMPRENDEDORES

Según Paul Carrick Brunson, emprendedor serial nacido en Estados Unidos, reconocido en el mundo del emprendedurismo global como una figura influyente, y conductor de la cadena OWN, existen siete cosas que los emprendedores –como él– deben aprender de Oprah:

1. Invierte en ti mismo. Después de alcanzar cierto nivel de éxito, es posible que personas como Oprah ya no se interesen por superarse personalmente. Sin embargo, según Brunson, Oprah nunca dejó de dedicarle una cantidad significativa de tiempo a su autodesarrollo. Cuando uno deja de invertir en uno pone en riesgo su futuro.

2. Asume la responsabilidad. Cuando la sintonía empezaba a decaer, en vez de echarle la culpa a la cadena, a los televidentes, a la competencia o a sus relacionistas públicos, Oprah tomaba nota de lo que pasaba, subía al escenario, y decía: “Todo lo que necesito lo tengo y lo voy a arreglar”. Solo necesitó de ella para seguir adelante.

3. Diversifica tu comunidad. Oprah posee lo que Brunson llama “un tremendo capital puente”. Para este joven inversionista, Oprah gasta una cantidad desproporcionada de su tiempo recopilando información de comunidades ajenas a su público de interés, y luego comparte esa información dentro de su comunidad, para ampliar su poder de influencia.

4. Aprovechar los puntos fuertes. Desde lejos, los multimillonarios como Oprah parecen ser maestros en todo, pero, según Brunson, en verdad son especialistas en una o unas pocas áreas. Sin embargo, donde Oprah sobresale es en la construcción de equipos de trabajo ideales, para manejar precisamente esas áreas débiles en las que no destaca.

5. Nunca dejes de tomar riesgos. Cualquier emprendedor sabe que, sin riesgo, no hay recompensa. Incluso en su alto nivel financiero y nivel de éxito, Oprah todavía tiene la voluntad de arriesgar su activo más valioso, su nombre y legado, en proyectos nuevos y audaces. La idea es nunca ponerles límites a las oportunidades de seguir creciendo.

6. Mejora tus habilidades de presentación. Oprah es una de las mejores a la hora de conectarse con su audiencia. La idea es que el público no adivine o asuma una postura, sino que la gente capte el mensaje de la manera más rápida y fácil, porque la clave es poder articular ideas para convencer al público o a los inversionistas.

7. Aprender a reír. Todos cometemos errores, sobre todo, al inicio de nuestras carreras, pero también cuando crecemos. Si no nos tomamos demasiado en serio, probablemente uno se derrumbaría con cada error. En cambio, analizar los fracasos con humildad es convertir estas situaciones en nuevas oportunidades de aprendizaje.

¿Crees que estas siete claves podrían aplicarse a los negocios? A Oprah le funcionó.

 

También te podría interesar...

[Científico de datos: El profesional que buscarán las empresas]

Tags relacionados

Espacio Patrocinado