Tendencias

6 mujeres que revolucionaron el mundo de los negocios

Gracias al legado de estas emprendedoras, existen modelos de negocio tan exitosos en campos como la informática y la moda.

6 mujeres que revolucionaron el mundo de los negocios

Mary Kay Cosmetics inspiró con su modelo de negocio a todas las empresas de cosméticos en adelante.

No es una novedad que son pocas las mujeres que ocupan posiciones de liderazgo. En el mundo, entre las corporaciones más grandes, que pertenecen al exclusivo club de las Fortune 500, solo 32 de los 500 CEOs al frente de las empresas más importantes del mundo son mujeres. Esta cifra, a pesar de ser reducida, representa un avance de 6,4% respecto del año 2016, que equivale a la proporción más alta de mujeres CEOs en los 63 años que posee el ranking. Entre estas 32 empresarias destacan líderes y referentes empresariales como Mary Barra (General Motors), Gina Rometty (IBM), Indra Nooyi (PepsiCo), Marillyn Hewson (Lockheed Martin), Meg Whitman (HP), Safra Catz (Oracle), Phebe Novakovic (General Dynamics), Irene Rosenfeld (Mondelez), Lynn Good (Duke Energy), entre otras.

Pero, sin duda, se trata de una conquista reciente y que avanza poco a poco. Según datos de Fortune, hasta 1995, ninguna empresa Fortune 500 era comandada por una mujer. Eso cambió recién a partir de 1996, año en el que dos mujeres ascendieron a dicha posición. Entre 1997 y el año 2000 hubo hasta tres mujeres CEO en este exclusivo listado. En 2014, la cifra llegó hasta las 23 mujeres en el cargo ejecutivo más alto. Por esa razón, el hecho de que existan hasta la fecha 32 mujeres como CEO entre las 500 empresas más grandes de Estados Unidos es un hecho sin precedentes. A pesar de que este número apenas representa el 6,4% del total, se trata de la proporción más alta hasta la fecha.

Estas brechas de género e inclusión de las mujeres, a pesar de que representan en el mundo el 50% de la fuerza laboral según datos de ManpowerGroup, han generado un sinfín de políticas a favor de promover la llegada de más ejecutivas talentosas a posiciones directivas. Sin embargo, esto no ha sido suficiente. Según el estudio “Women, we have a problem”, hecho por la consultora global Right Management, la falta de inclusión laboral de mujeres en posiciones de liderazgo se encuentra al menos a una generación de distancia. A decir de este reporte, hecho el año pasado, más allá de las buenas prácticas para con las trabajadoras, aproximadamente en 16 años (2034) veremos los resultados de las políticas implementadas respecto a la inclusión y la contratación de mujeres en puestos clave.

Si bien en la era de la transformación digital es más frecuente ver casos de mujeres líderes en el corazón de Silicon Valley, tampoco es que son tan abundantes. Por lo menos así lo reseña el artículo "¿Por qué Silicon Valley es un lugar horrible para las mujeres?”, publicado en abril del año pasado en The Atlantic. Según la consultora Crunchbase’s, del 100% de startups fundadas en lo que va de 2017, solo el 17% están lideradas por mujeres. Sin embargo, en la historia empresarial, son pocas pero destacadas los casos de mujeres cuyas visiones de negocio y ambición personal las llevaron a cambiar para siempre los sectores en los que se desarrollaron, llevando innovación y productos que son íconos hasta el día de hoy

1. Ada Byron: la matemática olvidada

Nacida en 1815, y más conocida como Ada Lovelance, fue la única hija del poeta Lord Byron. A partir del análisis de una máquina analítica en etapa de diseño, que prometía hacer cálculos matemáticos, Ada Byron propuso la creación de un lenguaje de programación matemática, proyecto que se considera a la fecha el primer programa de computación. En 1979, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos creó un lenguaje de programación basado en Pascal llamado ADA, en honor a Ada Byron. Gracias a su visión, se le considera también la primera persona en imaginar las funciones que tendrían las computadoras de hoy.

2. Wanda Ferragamo: la artífice del imperio

La marca Salvatore Ferragamo es sinónimo de elegancia, excelencia y lujo. Desde Florencia, donde se ubica la sede central, hasta las más de 600 filiales en todo el mundo, la marca genera cada año alrededor de 1.300 millones de euros en ventas. A sus 96 años, Wanda Ferragamo se desempeña como presidenta honorífica, tras dirigir el emporio familiar desde 1960, año en el que su esposo, Salvatore Ferragamo, perdió la vida. Bajo el mando de ella, y con ayuda de sus seis hijos, la compañía se expandió hacia nuevos sectores, como el diseño de ropa, bolsos, perfumes, pañuelos y productos y accesorios para hombres.

3. Grace Murray Hopper: la primera programadora

Nacida en 1906, es una de las pocas mujeres que ha alcanzado el grado de almirante en el ejército de Estados Unidos. Es pioneras en el campo de la computación. Fue la primera programadora que utilizó el Mark I, el primer ordenador electromecánico entre las décadas de los cincuenta y los sesenta. Ha pasado a  la historia de la informática como la inventora del lenguaje de programación COBOL, un lenguaje de alto nivel, pensado especialmente para facilitar el desarrollo de programas de ordenador para gente sin conocimientos específicos de informática. En 1971, en honor a ella, se crearon los premios "Grace Murray Hopper Adward".

4. Teresa Benelli: el mundo sobre dos ruedas

La famosa compañía de motos de origen italiano fue fundada por una viuda que invirtió todo su dinero en la compañía. En 1911, después de quedar viuda, Benelli tomó el capital familiar para establecer un taller de mecánica, con el fin de darles empleo a sus seis hijos. Al principio, la empresa se llamaba Benelli Garaje y se dedicaba a la reparación de automóviles y motocicletas, además producían los repuestos necesarios para las reparaciones. La ambición de los Benelli los llevó a construir su propia marca, desarrollando productos innovadores. Desde diciembre de 2005 pertenece al Grupo Qianjiang, que tiene su base en Wenling, China.

5. Mary Kay: el poder de las ventas

En los años treinta, para conseguir una enciclopedia, una amiga suya le encargó vender 10 ediciones para obtener la suya completamente gratis. Esta tarea le demandó a Mary Kay Ash solo día y medio. Así fue como Mary Kay descubrió su vocación. Comenzó a trabajar a medio tiempo en un sistema de ventas multinivel ofreciendo enciclopedias y, al poco tiempo, se dio cuenta de que ganaba lo suficiente como para mantener a su familia. Trabajó para varias compañías de venta directa hasta 1963, año en el que funda Mary Kay Cosmetics, cuyo modelo de negocio inspiró el modelo de ventas de todas las empresas de cosméticos en adelante.

6. Josephine Esther Mentzer: hecho con sus propias manos

Ella, al lado de su esposo, Joseph Lauder, fundó la legendaria empresa de cosméticos. Las raíces de la empresa se remontan a su adolescencia, cuando fabricaba en el horno de la casa cremas faciales. Más adolescente, trabajó con su tío, el Dr. John Schotz, fabricante de productos de belleza. Gracias a esta experiencia, Estee, como la llamaban, se propuso fundar su propia empresa, con productos a partir de sus propias recetas. Su genio empresarial ha convertido a la empresa en un ícono en el mundo de la cosmética y los productos personales. Actualmente, Estée Lauder está liderada por William P. Lauder, su nieto.

¿Qué lecciones podemos aprender de estas seis mujeres?

 

También te podría interesar...

[Las 12 cosas que más valoran las mujeres en el trabajo]

Tags relacionados

Espacio Patrocinado