Tendencias

Redes sociales internas: Una forma para integrar una empresa

Las redes sociales corporativas se consolidan cada vez más como la clave para fortalecer la cultura de una empresa.

Redes sociales internas: Una forma para integrar una empresa

Las redes sociales corporativas no solo integran la cultura entre los colaboradores, sino que contribuyen a enriquecer el trabajo colaborativo y de cocreación en una empresa.

Las redes sociales se han convertido en el fenómeno tecnológico más importante de las últimas dos décadas. Su fuerte carga en materia de transformación digital y su capacidad para estrechar lazos entre los usuarios, han convertido a redes como Facebook, Twitter, Instagram, LinkedIn, Snapchat o Foursquare, en aplicaciones inseparables de personas de todas las edades. Solo Facebook, por ejemplo, posee más de 1.800 millones de usuarios en esta plataforma. Es decir, cerca de la tercera parte de la población mundial está conectada a través de esta red social.

Por ese motivo, desde hace algunos años, las grandes empresas, en busca de estrechar esos lazos entre sus trabajadores, elevando de esa forma la productividad y el trabajo colaborativo al interior de la organización, ha incorporado en sus sistemas lo que se conoce como las redes sociales corporativas, que reemplazan a la llamada intranet. Mientras que esta era una especie de periódico mural digital, en el que la empresa compartía sus mensajes, la red social corporativa es un canal de ida y vuelta, en el que los trabajadores participan en la comunicación.

Tal como si se tratara de un Facebook interno, los colaboradores acceden a la posibilidad de compartir todo tipo de información, desde saludos de cumpleaños hasta nuevos proyectos. Estas redes internas no solo conectan al personal a través de modernas plataformas colaborativas, sino que los visibilizan en términos de valor agregado y talento, permitiendo que todos aporten distintas iniciativas por igual. Desde hace algunos años, hasta la fecha, son ya algunas empresas peruanas las que se han sumado a la ola de las redes sociales internas.

CONECTIVIDAD EN CASCADA

En el mundo, según investigaciones de la empresa Markets and Markets, el mercado para el software social empresarial, como también se le llama a las redes sociales corporativas, valdrá más de 8.000 millones de dólares al año 2019. Por ese motivo, empresas como Facebook y Google ya lanzaron en los últimos dos años sus plataformas de comunicación dirigidas a las empresas. Facebook at Work y Google Apps for Work (que se llama ahora G Suite) ponen a disposición de las compañías diferentes herramientas para integrar más a los trabajadores y facilitarles su trabajo.

En el mundo, las grandes empresas ya migraron de la intranet a las redes sociales, sobre todo en Norteamérica y Europa. El desarrollo de estas aplicaciones tecnológicas ha llegado hace algunos años a Latinoamérica, principalmente a través de las empresas trasnacionales, pero sobre todo de la mano de los principales jugadores de sectores como retail, banca, seguros y consumo masivo, que poseen importantes cantidades de empleados. Una de las empresas mundiales con una red social corporativa es Microsoft. Esta red se llama Yammer. El año pasado lanzó un spot para dar a conocer su innovadora propuesta.

 

Entre las empresas peruanas que destacan están el BCP, el BBVA Continental, Telefónica y la Corporación Arca Continental Lindley. Pero todavía son pocas las empresas que aprovechan las ventajas de estas redes. Según cifras de la consultora Neo Humano Group, cerca del 80% de las grandes empresas locales poseen todavía procesos de comunicación basados en tecnologías más básicas, como revistas institucionales, correos electrónicos o intranet. La gran diferencia entre las redes sociales corporativas y estos métodos, es que cuando la empresa comparte un correo, un anuncio en la revista institucional o la intranet, nadie lo lee. En cambio, en la red social, se lee, se comparte y se participa.

No obstante, muchas empresas aún comunican temas importantes, como cambios de ejecutivos, cambios en procesos o cambios en la cultura, a través de comunicados o mailings masivos, revistas corporativas o la intranet.

Estos recursos, según un último estudio de Apoyo Consultoría, poseen apenas una efectividad promedio de 7%. Frente a este escenario, en tiempos de transformación tecnológica y millennials, puede cambiar radicalmente en los próximos años, porque la comunicación interna, como cualquier otro proceso interno, necesitará incorporar herramientas digitales.

LAS GRANDES VENTAJAS

Para Ursula Franco, presidenta de la Asociación Peruana de Comunicación Interna, las redes sociales corporativas poseen grandes ventajas, principalmente porque potencian el trabajo colaborativo, permiten compartir el conocimiento, visibilizar los temas de interés, son además herramientas para identificar a líderes de opinión al interior de las organizaciones o los especialistas en una materia. “Es un espacio que mide la temperatura de lo que la gente siente, piensa. Tener redes sociales también te da cierta inmediatez e interacción constante”, dice Franco.

Entre las grandes ventajas, Franco identifica principalmente seis:

✔ Colaboración
✔ Conexión
✔ Gestión del conocimiento
✔ Líderes de opinión
✔ Descentralización
✔ Horizontalidad

Entre las desventajas, si caben, Franco comenta que el principal obstáculo es no administrar la red social con fines estratégicos, dificultando lograr los objetivos trazados en temas de horizontalidad y colaboración. Para ella, lo peor es que los directivos consideren que la red social corporativa es la solución a los problemas de comunicación interna, cuando es solo una herramienta. Si bien estas tecnologías son claves, son parte de las diferentes estrategias que poseen los jefes de comunicación interna para integrar la cultura de la empresa y fortalecer sus valores.

LOS ELEMENTOS CLAVES DE UNA RED SOCIAL INTERNA

1. Integración técnica: la red social debe poder integrarse a los sistemas de la empresa.

2. Personalizable: la plataforma debe posibilitar que cada usuario se identifique con ella.

3. Colaboración: debe facilitar el compartir conocimiento entre los trabajadores.

4. Estadísticas: generar datos cuantitativos para saber si se están cumpliendo los objetivos.

5. Comunicación: debe fomentar la comunicación entre los diferentes niveles de la empresa.

6. Búsquedas: facilitar la búsqueda de personas, proyectos, archivos, eventos, grupos, etc.

Para José Borda, CEO de Arca Continental Lindley, la embotelladora de las marcas Coca Cola e Inca Kola, el futuro de las redes sociales internas será abrirse, tal como ya sucede en otras empresas, tal como Liderman, cuyas redes sociales públicas, en Facebook por ejemplo, son utilizadas por sus propios trabajadores para hacer todo tipo de comentarios. En ellos, participa incluso el gerente general, Dante Conetta, quien comparte sus teléfonos para que sus “Lidermans” lo ubiquen en todo momento. Según Borda, el nivel de conectividad de los millennials obligará a las empresas a repensar sus estrategias en comunicación interna, para avanzar a ese nivel de apertura.

Como líder de una empresa, ¿te gustaría abrir la información corporativa a tus colaboradores, y permitirles que opinen, participen y sean cada vez más propositivos?

 

Te puede interesar...

 

Tags relacionados

Espacio Patrocinado