5 malos hábitos que debes evitar al usar tu tarjeta de crédito

Conocer la fecha de tu ciclo de facturación es clave para evitar pagar el último día tu tarjeta de crédito.

5 malos hábitos que debes evitar al usar tu tarjeta de crédito 5 malos hábitos que debes evitar al usar tu tarjeta de crédito
Lunes 09 de abril del 2018

En asuntos financieros puede resultar fácil en caer en malos hábitos y, quizás, muy difícil darse cuenta de dónde están los errores. Ahora que es más sencillo conseguir una tarjeta de crédito, muchas personas pueden no entender cómo utilizar esta importante herramienta de financiamiento, y en lugar de acceder a un beneficio, podrían tener más de un dolor de cabeza. Aquí te contamos cuáles son los malos hábitos que puedes estar teniendo. Para ello, expertos nos dicen recomendaciones para evitarlos

 

 


1. Acumular muchas tarjetas: El profesor del CIDE PUCP, Juan Francisco Gaviria, dice que lo saludable es tener solo una tarjeta con una línea que se ajuste a nuestra capacidad de pago, porque mientras más plásticos se tenga, existe un mayor riesgo de endeudamiento. Gaviria dice que si se tienen dos o tres tarjetas no hay que caer en el mecanismo del “carrusel”; es decir, pagar con una tarjeta las deudas de la otra.

Si uno usa más de una o dos tarjetas es posible que no logre notar cuánto está gastando realmente al mes y con eso ponga en serio peligro su estabilidad financiera porque puede  sobrepasar tus ingresos regulares. Solo si eres un cliente muy ordenado con tus finanzas o que usa la tarjeta muy esporádicamente es posible tener al menos dos tarjetas, de distintas marcas, para aprovechar los beneficios que brinde cada una.

2. Comprar por impulso y caer en las tentaciones: Una compra sin planificación es el primer paso para endeudarse. Un producto podría llamar nuestra atención repentinamente, porque está con descuento o porque creemos que no lo volveremos a encontrar. Sin embargo, si te acostumbras a este tipo de decisiones es posible que no nos midamos en el gasto. Tener una tarjeta de crédito exige responsabilidad para saber en qué casos usarla.

Tómalo con calma. Aunque a la tarjeta le eleven la línea de crédito no vamos inmediatamente a incrementar el consumo habitual. Tampoco las promociones o bonificaciones extras deben cambiar demasiado el modo de usar el dinero plástico. Compra con la tarjeta las cosas que realmente necesites, y que sabes que podrás pagar al mes siguiente.

3. Retirar dinero en efectivo: Paul Lira, profesor de la Universidad de Piura, aconseja no retirar dinero en efectivo de la tarjeta de crédito porque la tasa de interés es muy cara y llega a ser mayor al 100%. Al ser este un dinero que se obtiene de manera muy rápida, explica Lira, no pasa por una evaluación crediticia habitual y el riesgo para el banco es mayor. Entonces se suman tasas, gastos y comisiones elevadas. El dinero más urgente siempre tiene un costo mayor.

Si quieres contar con dinero, es mejor evaluar otras alternativas como pedir un préstamo personal porque las tasas son más bajas si se le compara con el retiro de efectivo de la tarjeta.

4. Esperar hasta el último día para pagar tu tarjeta: "Es muy importante conocer los ciclos de facturación de la tarjeta, es decir, la fecha en la que se facturan mis compras y no olvidar hasta cuándo tengo plazo para pagar", dice Juan Francisco Gaviria. El docente del CIDE PUCP recomienda agendar la fecha de pago, apuntarla en el teléfono móvil, y no esperar hasta último minuto.

Generalmente las fechas son siempre las mismas cada mes, así que tenerlo presente nos ayudará a organizarnos mejor con el dinero que necesitaremos para saldar la deuda. Si pagas después de la fecha, además de la cuota mensual, tendrás que abonar una penalidad o tendrás que añadir además la suma del mes siguiente.

5. Pagar el monto mínimo del mes: En tu estado de cuenta encontrarás dos conceptos: el pago mensual y el pago mínimo. Este último es un concepto que representa 1/36 de su deuda total y existe para situaciones en las que el cliente no puede realizar el pago mensual, y al menos con el pago mínimo evita caer en mora. Con el pago mínimo solo se alarga más la deuda y se suman más intereses, comisiones, seguros.

En caso no se pueda cancelar todo el mes, procura pagar lo más que se pueda hasta acercarse al monto mensual. Al menos así los intereses serán menores.

ESPACIO PATROCINADO