LA LEUCEMIA NO PUDO CON MARÍA ANGÉLICA

E

Derrotar al cáncer es volver a nacer

Hoy empieza la colecta de la Liga contra el Cáncer. María Angélica Aranda

es un ejemplo de cómo se puede vencer a esta temida enfermedad.

l segundo cumpleaños de María Angélica es el 18 de junio. Ella volvió a nacer aquel día del año pasado en Miami, cuando después de quince sesiones de quimioterapia (diarias), ocho de radioterapia (día y noche) y cuatro horas de transfusión de sangre; le trasplantaron la médula ósea de una joven de la que solo conoce su edad.

 

“Desperté y escuché a los enfermeros cantando, vi la torta, regalos y me puse a llorar”, cuenta María Angélica Aranda Tinoco, de 19 años. Los doctores le explicaron que cada transplante es celebrado como

un nuevo nacimiento.

 

Ella acaba de volver de Estados Unidos, adonde viajó hace un año para el transplante. Sus ojos muestran cansancio y sus párpados están hinchados, como si contuvieran lágrimas que aún

no pueden salir.

 

LA 'ROJA'

A

 los 9 años, María Angélica dejó de ser niña.  Aprendió a estar aislada, a no correr, caminar ni jugar. Tuvo que abandonar el colegio cuando cursaba el tercer grado de primaria. Su vida en Huancayo, junto a su mamá Delia y sus cuatro hermanos, desapareció el día en el que le diagnosticaron leucemia.

 

En esa ciudad, los doctores le dijeron a su mamá que el sangrado de la nariz, la fiebre alta y el dolor de las articulaciones eran consecuencia de un “cuadro psicológico”. Su mamá, felizmente, dudó. “No podía ni sentarme, no lo estaba inventando”, recuerda. María Angélica.

Es un cáncer a las células sanguíneas. Es el más común en niños y adolescentes, representando casi uno de cada tres cánceres.

Afecta a la mayoría de células que se forman en la médula ósea.

SÍNTOMAS DE LA LEUCEMIA

Sangrado nasal

Dolor o sensibilidad

en músculos y articulaciones

Fatiga crónica

Inflamación en hígado y bazo

Pequeños puntos rojos sobre la piel

Luego de asistir durante seis meses a un reumatólogo que solo les dejó deudas, ambas viajaron a Lima y llegaron al Hospital del Niño, en Breña. Los médicos le extrajeron líquido cefalorraquídeo de la columna vertebral y detectaron el cáncer. La orden de internarla en el Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN) fue inmediata. Sin ningún familiar en Lima, madre e hija fueron acogidas en el albergue ‘Aldimi/Casamor’.

 

A María Angélica el miedo no la alcanzó ni cuando le dijeron que el tratamiento duraría tres años y que el cabello se le caería; el pavor le llegó directamente a la sangre cuando en su primera quimioterapia le inyectaron ‘la roja’.

Así le llaman los pacientes a la adriamicina, medicamento de color rojo utilizado en el tratamiento contra el cáncer. Sus efectos más comunes (y temidos) son el vómito y las arritmias.

Siete meses después de permanecer internada en el INEN y de recibir quimioterapia constante, María Angélica fue dada de alta pero con una condición: debía llevar un corsé para poder volver a sentarse y hacer terapia de rehabilitación para caminar. “Era como un bebé, me ponían unos fierros calientes en las piernas para que mis huesos se soltaran”, detalla.

“No podía ni sentarme, no lo estaba inventando”

Cuando volvió al albergue, intentó caminar como una niña normal. Ya tenia 10 años. Su ansiedad complicó aun más la agonía: se cayó y se fracturó la cadera. Sus piernas quedaron encerradas en una férula, un dispositivo médico que inmoviliza las extremidades. "Volví a Huancayo como una niña robot", relata.

 

Luego de dos años de tratamientos mensuales, ya con el cabello largo y  con 12 años cumplidos, María Angélica recibió la noticia que esperaba: el cáncer había desaparecido. Su mamá volvió a tejer mantas para venderlas en el mercado de artesanías y su vida en Huancayo parecía haber vuelto a la normalidad. María Angélica no podía correr, pero con jugar yaxes y ‘tutti frutti’ le bastaba.

CASA HOGAR. LA CARIDAD TAMBIÉN CURA

El albergue para enfermos de cáncer Aldimi/Casamor fue fundado hace diez años para cobijar a los pacientes con cáncer (junto a sus familiares) que llegan a Lima desde el interior del país.

 

“Los auxiliamos en la sala de emergencias, donde muchas veces se quedan a dormir”, cuenta la presidenta de la organización, Isabel Therese.

 

 

50 personas

hospeda actualmente el albergue, entre pacientes y familiares.

DESDE CERO

L

o único que María Angélica recuerda de sus 15 años es que los dolores en la cadera volvieron. Viajó a Lima, le hicieron las pruebas y el médico la volvió a sentenciar:  las células cancerígenas reaparecieron y de forma agresiva.  “Hay que empezar todo desde cero”, le dijeron y ella sintió que volvía a tener 9 años. Entonces, todo se repitió, pero ahora era más difícil. Cada vez que un mechón de cabello se le caía, lloraba.

 

Tras siete meses de quimioterapia, los médicos le dieron una esperanza al hablarle del trasplante de médula. Le hicieron una prueba de compatibilidad a su hermana menor para hacer el trasplante, pero resultó negativa. La inscribieron en un banco mundial de donantes de médulas y la espera comenzó. “Me dijeron que podía tardar años encontrar un donante, así que no me ilusioné”, cuenta María Angélica. En la última cita de su tratamiento, cuando ya habia convivido con el cáncer durante nueve años, los doctores le dijeron que había un donante y que tenía que volar a Estados Unidos.

 

Y así lo hizo. María Angélica y su mamá nuevamente lo apostaron todo, aún sabiendo que había solo un 50% de posibilidades de obtener un resultado positivo. Pese a que el tratamiento se complicó por un virus que cogió en el Jackson Memorial Hospital de Miami, los resultados fueron los esperados.

En agosto, María Angélica escuchó la mejor noticia: venció al cáncer. Durante diez años, estuvo hospedada junto a su mamá en el albergue Albimi/Casamor, en Surquillo. Ahora, podrá volver a Huancayo.

Ahora, recuperada, dice que quiere ser doctora, quiere curar a los enfermos. Detrás de su mascarilla, se la oye tímida pero no triste.

“Se fue, ahora sí el cáncer se fue”, susurra y las lágrimas al fin caen.

LA ENFERMEDAD EN CIFRAS

Los casos de cáncer aumentaron

un 23% en la última década

Esta enfermedad es la segunda causa de muerte en nuestro país.

Sin embargo, el cáncer no es sinónimo de muerte con un diagnóstico temprano.

S

egún estadísticas del Ministerio de Salud (Minsa), el 20% de los casos de muerte por enfermedad (unos 96.000 al año) se debe al cáncer.

Le siguen la influenza y la neumonía que, sumadas, constituyen el 14% de los casos.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) precisa que cada año se registran 43.000 nuevos casos de cáncer en el país. Los tipos más frecuentes son el de cuello uterino, próstata, mama y estómago, que en conjunto representan el 40% de casos diagnosticados cada año. De estos, los de próstata y estómago son los que cobran más vidas. En el primero, el ratio de mortalidad asciende a 14,9 por cada 100.000 casos, mientras que en el segundo es de 13,1 por cada 100.000 casos.

Ha habido un incremento de casos nuevos de cáncer  por año: en el 2005 fueron 35.000, y 43.000 en el 2015.

 

Esta enfermedad es percibida como previsible por casi el 90% de los peruanos de 15 a 59 años, principalmente entre la población urbana, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática.

Si bien este factor es clave para acercar a la población hacia programas de detección y tratamiento oportunos, el principal problema para su manejo sigue siendo económico. Se estima que el costo promedio del tratamiento fluctúa entre US$50.000 y US$100.00 anuales.

TIPOS DE CÁNCER MÁS FRECUENTES EN EL PERÚ EN EL 2012

(SIN)

(DIA)

(TRA)

 

 

Principales síntomas

Diagnóstico

Tratamiento

 

 

SIN

DIA

TRA

SIN

DIA

TRA

SIN

DIA

TRA

SIN

DIA

TRA

SIN

DIA

TRA

SIN

DIA

TRA

Menstruación abundante y dolorosa

Examen físico, prueba de Papanicolaou, biopsia

quimioterapia

histerectomía (útero)

Dificultad para ingerir alimentos, pérdida de peso

Examen físico, radiografía, endoscopía

cirugía

quimioterapia

Bulto en la axila, secreción oscura del pezón

Examen físico, mamografía, biopsia

cirugía

quimioterapia

radioterapia

Sangre en orina, chorro

débil al miccionar

Examen físico, examen

rectal, biopsia

cirugía

radioterapia

medicación hormonal

Heces con sangre, dolor abdominal, fatiga

Examen rectal digital, examen de sangre oculta en las heces

cirugía

quimioterapia

radioterapia

Fiebre, fatiga crónica, dolor muscular

Examen físico, prueba de sangre, biopsia de médula ósea

quimioterapia

trasplante

transfusión de sangre

Cuello

uterino

Leucemia

Estómago

Mama

Colorrectal

Próstata

1

10

2

3

5

4

Incidencia por género

 

 

100%

Mujer

50,8%

Mujer

56,9%

Mujer

45,6%

Mujer

100%

Mujer

49,2%

Hombre

43,1%

Hombre

54,4%

Hombre

100%

Hombre

TOTAL

4.636

4.341

3.053

1.349

3.909

3.952

PREVENCIÓN

Aprenda a reducir los factores

de riesgo del cáncer

Aproximadamente un 30% de las muertes por cáncer son debidas a cinco factores de riesgo conductuales y dietéticos: índice de masa corporal elevado, ingesta reducida de frutas y verduras, falta de actividad física, consumo de tabaco y consumo de alcohol.

CONSEJOS DE PREVENCIÓN

MEJORE SU

ALIMENTACIÓN

 

 

Comer grandes porciones de carne

de res, cerdo, cordero, tocino esta asociado al cáncer colorrectal.

Alimentos grasos, refrescos azucarados

y dulces aumentan el riesgo de cáncer y sobrepeso. Beba agua.

El exceso de sal incrementa el riesgo de cáncer al estómago. Consuma no más de 5g diarios.

Consumir frutas y vegetales a diario reduce el riesgo de diversos tipos de cáncer.

Comer mucha fibra (en frutas, verduras

y legumbres) reduce el riesgo de cáncer colorrectal.

1 de cada 3

casos de cáncer

puede ser prevenido con simples cambios en el estilo de vida.

CUIDE SU

CUERPO

 

 

Un promedio de 30 minutos de actividad física al día reduce el riesgo de varios tipos

de cáncer.

Broncearse bajo el sol o en una cabina aumenta el riesgo de cáncer a la piel, sobretodo si se es menor de 30 años.

El sobrepeso esta relacionado con varios tipos de cáncer como el colorrectal, de esófago, mama y riñón.

El cigarrillo es una las principales causas de muerte por cáncer en

el mundo. Más del

25% del total. Déjelo.

El alcohol aumenta el riesgo de cáncer. Para hombres, no más de dos bebidas diarias y una para mujeres.

PRECAUCIÓN CON SU ENTORNO

 

 

El 20% de las muertes por cáncer, en países

en desarrollo, se debe

a infecciones (VPH, Hepatitis B). Vacúnese.

La contaminación ambiental con productos químicos cancerígenos representa el 1-4% de todos los cánceres.

TEXTOS: LOURDES FERNÁNDEZ / GIULIO VALZ-GEN

FOTOGRAFÍA: ROLLY REYNA

INFOGRAFÍA Y DISEÑO WEB: PEDRO VEGA