regresar

Todas la mujeres

El 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer, pero no hay nada que celebrar. En el Perú han pasado 41 fechas similares desde que Naciones Unidas instauró este día en 1975 y todavía queda un largo trayecto por delante para poder siquiera pensar que vivimos en una sociedad donde la mujer, en cualquiera de sus condiciones, es tratada igual que el hombre.

La realidad es que, tristemente, la situación actual de la mujer peruana está fracturada. Donde miremos, encontraremos historias como las que te presentamos aquí. Relatos de mujeres que solo por su género han ido cuesta arriba. Estos no son casos de éxito ni de emprendimiento peruano. Son testimonios de mujeres que han podido salir adelante en un Perú donde el género femenino todavía es menospreciado

Alisson nos cuenta cómo muchas bomberas dejan este servicio porque se vuelven madres, frente a los escasos casos de hombres que cuelgan sus trajes rojos tras tener un hijo. Vanesa, mujer transgénero, ha tenido que lidiar toda su vida con insultos, acoso callejero y el rechazo de su propia familia por algo que ella no eligió: su sexo.

Franccesca, de solo 15 años, se convirtió en la primera mujer en ocupar el puesto 1 de ingreso a la UNI tras pasar años siendo la única chica de su salón para alumnos destacados. Guillermina a los 67 años decidió retornar a las aulas para terminar la primaria, algo que no pudo hacer por su condición de mujer. Lady Guillén sobrevivió tras años de maltrato a manos de su ex pareja y hasta ahora carga el trauma de casi perder la vida por los celos. Y Elizabeth Alanya, una madre soltera, sacó adelante a sus dos hijos en medio del doloroso tratamiento médico al que fue sometida tras el ataque con agua hirviendo de su ex conviviente.

Estas historias son solo un pequeño pedazo de un mosaico mucho más complejo. En el 2015, 95 mujeres fueron asesinadas por sus parejas o ex parejas. Otras 197 sobrevivieron al ataque pero quedaron registradas como tentativa de feminicidio según las cifras más recientes del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Según estas mismas cifras, tres de cada 10 mujeres de más de 14 años en el Perú no tienen ingresos propios y aquellas que trabajan ganan 30% menos que los hombres. Pero todos estos números también son inexactos, porque hay una gran cantidad de mujeres que no se ven reflejadas en estos estudios oficiales. Si incluyéramos en la ecuación a quienes no denuncian los abusos que sufren por miedo, a las mujeres no consideradas como tales por su condición de transexuales y demás grupos vulnerables, la brecha sería incluso mayor.

Hoy, antes de buscarle un regalo a una mujer, antes de saludarla, de escribirle en su muro de Facebook o de hacer público tu reconocimiento hacia ellas, tómate un tiempo y piensa qué puedes hacer para cambiar estas terribles cifras. Porque más que un gesto motivado por una fecha en el calendario, vale el cambio de actitud para dar otro paso hacia una sociedad donde el género no sea motivo de discriminación. Y es que todas las mujeres, como las protagonistas de estas historias, son testimonios vivos de una lucha que tiene todavía retos a enfrentar.

Texto: Gustavo Kanashiro
el comercio