Conoce los muffins cargados de sabor regional y solidaridad

En una de las esquinas del barrio De los Dulceros, unas señoras perfectamente uniformadas de blanco esperan que quien pase delante de su stand caiga solito sobre sus muffins, como la abeja a la flor. Son mujeres emprendedoras que han venido por primera vez a Mistura a compartir su historia y tentar con una selección de muffins hechos a base de soya e insumos que las conectan con sus regiones de origen, pero también con la ayuda que día a día entregan a su comunidad.

En el stand de Pan-Soy (organización privada sin fines de lucro que promueve micro empresas gastronómicas con responsabilidad social) encontramos a Rosa Luz Pallqui, que vive en San Martín de Porres y preparar pasteles caseros. También a Feliciana Torres, que es de San Juan de Lurigancho y hace desayunos y comida tradicional que vende en la calle o a pedido. Ambas tienen en común dos cosas: primero, que quieren ampliar su campo de acción buscando nuevos mercados (Mistura representa una buena plataforma para ello); y segundo, su solidaridad.

Tanto Feliciana como Rosa Luz cumplen diariamente con donar 100 raciones nutritivas a personas vulnerables de su comunidad, ayudando así a combatir la desnutrición. Una filosofía que comparten desde que ellas forman parte de Pan-Soy.

BARATO Y NUTRITIVO
"Pan-Soy busca combatir la mala nutrición dentro de una comunidad. Desarrollamos recetas de raciones que sean fáciles de preparar, económicas y sabrosas, pero también que tengan el 15% de aporte de calorías y proteínas que necesita una persona, sean en niños, adolescentes, madres lactantes, pacientes con TBC o adultos mayores", explica la vocera María Pía Medicina. 

Y aunque el nombre Pan-Soy está inspirado en la soya que usan como insumo básico por ser muy económico -la organización vela porque el producto sea natural, cultivado en el Perú y que científicamente esté demostrado que no haya sido genéticamente modificado-, esta propuesta de asociatividad tiene como ingrediente principal la solidaridad.

Actualmente Pan-Soy reúne a 130 microempresas en seis regiones del país: Cusco, Junín, San Martín, Piura, Ica y Lima. Y todas ellas han puesto su granito de arena para ofrecer en Mistura un producto rico y saludable.

Las microempresarias ofrecen ocho tipos de muffins, a 5 soles la unidad, y que incluyen insumos como manjarblanco de pallares para una opción dulce, o cecina, ají charapita y plátano, para una salada. También añaden pecanas, frejol colado, maca, quinua, chorizo y sachaculantro, en un producto que resulta innovador.

CLASES EN MISTURA
A partir de hoy Feliciana y Rosa Luz recibirán apoyo de otras microempresarias como ellas. Luisa Soto vendrá desde Chincha; Justina Mejía Farfán desde Castilla, en Piura; Luz Jayo llegará de Lurín y Asunción Carpio de Manchay.

Además, este y el próximo sábado otros integrantes de Pan-Soy compartirán sus conocimientos ofreciendo charlas magistrales en el Anfiteatro Apega, según esta programación:

Sábado 12, a las 2:30 p.m.: Inés Medrano, de Junín, enseñará a hacer trucha enrollada con salsa huancaína y aguayamanto.