Los imperdibles del Cusco: la sal de maras y el pan jurca

Nos dimos un paseo por el Gran Mercado de  y encontramos a los productores de Cusco. Ellos nos presentaron sus infaltables productos.

LA SAL DE MARAS
Desde hace seis siglos, los comuneros de Maras recolectan la preciada sal de color rosado pálido y de granos gruesos. Este insumo se obtiene, naturalmente, mediante la evaporación solar a diferencia de la sal de cocina que pasa por un proceso de refinación. Gracias a su sabor y a los beneficios para la salud, se ha convertido en una favorita entre chefs nacionales, como Gastón Acurio y Rafael Piqueras, y extranjeros. Soledad Llave Gamarra, marasina de nacimiento, confiesa que no sabía lo importante que era a nivel mundial. Pero ahora destaca sus cualidades: "tiene 84 minerales que fortalecen el sistema inmunológico y propicia la asimilación de nutrientes", explica. Ella ofrece la sal de Maras en el puesto 52 del Gran Mercado.

EL PAN JURCA

La tradición del pan cusqueño. (Video: El Comercio)

Karina Condori Fernández mantiene viva la tradición de sus abuelos y que data de los tiempos de la Colonia, cuando los españoles en Cusco salieron en busca de un valle para sembrar trigo. Ella es una de las representantes de Sumac Ttanta -que se traduce como pan rico- que viene desde Oropesa. Allí, nos cuenta, viven unos tres mil habitantes, cada uno propietario de un horno y panaderos de corazón. En su puesto -el n°115- ofrecen mollete, chuta (clásica y especial), siete semillas y pan jurca. Este último se ofrece en las fiestas patronales, la tradición dicta que cuando te lo obsequian uno debe devolver el regalo con creces. En su familia lo preparan de manera artesanal con harina de cebada, huevo, manteca vegetal, azúcar además de canela, ajonjolí o anís encima.

TAGS RELACIONADOS