Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Ferias

El levantamuertos de Mistura: el caldo de gallina de Avicha

Esta versión de la tradicional sopa te hará entrar en calor y reponer las fuerzas después de una jornada (o noche) agotadora

El levantamuertos de Mistura: el caldo de gallina de Avicha

El levantamuertos de Mistura: el caldo de gallina de Avicha

Avicha” es el apodo con el que llamaban a Avelina, la abuela de Rocío Alegre, encargada del stand del sustancioso caldo de gallina. A las 11 de la mañana, el módulo de Avicha, ubicado en la calle de Los Regionales de Mistura, atrae con aromas a caldo concentrado de ave, ese olor potente que nos recuerda que se necesita ‘punche’ para lidiar con la jornada. El caldo de gallina de Caraz que encontrarás aquí se prepara con gallina serrana (que en palabras de nuestra anfitriona “tiene un gustito diferente”), fideos munición y mote, sus tres elementos distintivos. Y como no podía ser de otra manera, se acompaña con cebolla china, perejil, limón y rocoto, a gusto del cliente.

Este es el tercer año en Mistura de Rocío. Ella nos cuenta que ha tenido mejores resultados que en sus anteriores visitas. “Hay gente que ya conoce, que viene y pide su caldito. He formado mi clientela”, afirma con orgullo. “Acá en Lima no se encuentra este tipo de caldo, tendrías que irte hasta Caraz, en el Callejón de Huaylas, pues es una receta típica. Es un caldo mejorado porque es a base de gallina de la sierra”, enfatiza.

Desde su participación en Mistura, Rocío cuenta que, en Caraz, su negocio ha crecido considerablemente. “Incluso para las fiestas como la del caserío de Huata, hay gente que viene de Lima y de Chimbote, y como ellos ya me han visto en Mistura, me buscan y me visitan”.

Su puesto, en el Mercado Campo Ferial de Caraz, pertenecía a su madre, quien le enseñó a preparar esta sustanciosa sopa. Rocío se siente orgullosa de ser la única de las hijas que ha continuado el legado familiar, y de haber convertido el humilde quiosquito abierto de madera de los inicios, en un local más completo, higiénico, con mayólica que ella misma compró. Y es que, como ella reconoce, “El negocio entra por los ojos”.

Su sueño es abrir su restaurante propio para ofrecer caldo de gallina y otros platos típicos de Caraz. “No lo veo como un sueño muy lejano”, menciona confiada, “con esmero y perseverancia todo se logra en esta vida” concluye.

Tags Relacionados:

Mistura

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada