Mistura 2016 será una edición multicultural. Entérate por qué
Mistura 2016 será una edición multicultural. Entérate por qué
Nora Sugobono

Periodista y escritora

nora.sugobono@comercio.com.pe

Algunas de las cocinas más importantes –y antiguas– del mundo podrán encontrarse en en su novena edición. A través de restaurantes y charlas, el público podrá aprender del legado de países tan lejanos como Marruecos e India, y cercanos -aunque todavía inexplorados- como México. ¿Qué compartimos con ellos y cuánto de nuestro repertorio culinario se basa en su influencia?  Descúbralo en la edición de hoy de la revista Somos.

Frutos y mieles
Lo árabe llegó al Perú –para no irse jamás– a través de España. Basta con mirar en los bocados más cotidianos –un arroz con leche, un alfajor, una porción de anticuchos– para notar su presencia inamovible. “Del picarón se hereda sobre todo la técnica, con la mujer que agarra la masa con la mano y la tira a la paila de aceite. Todos los dulces que son de pastas de almendras y miel (como el turrón de Doña Pepa o los alfajores) son árabes. La zalabiya, una flor hecha de masa frita bañada en miel, viene a ser lo que se conoce como ponderación. Y está, por supuesto, la mazamorra, ‘masa-mora’, con frutos secos y especias propias de la región”, sostiene Susana Bedoya, investigadora gastronómica especializada en la cultura árabe.

El sabor de la cultura
De América a Asia: las civilizaciones –y el encuentro entre ellas– se ha repetido una y otra vez a lo largo de la historia. Pero hay algunas que guardan más vínculos comunes que otras. “La conquista en el continente tiene dos matrices sobre las cuales discurre todo el mestizaje de América Latina: México y Perú. ¿Qué nos acerca? La cultura del maíz”, explica Isabel Álvarez.  La presencia en ambos del tamal bien podría ser una mera casualidad. “El tamal es una técnica. No se trata de una copia. Igual lo tiene China, con el arroz.  Cada cultura, a su manera, crea los mismos instrumentos. En Perú tenemos el batán y en México está el metate. Los países más alejados han hecho cosas muy parecidas. Es la respuesta que tiene el hombre a la necesidad de comer mejor”, afirma.

Vea más del tema en la edición de hoy de

TAGS RELACIONADOS