Módulos Temas Día

Más en Archivo

Copa América: La final de 1916

La pelota ni se movió en la primera final de la Copa América. Conoce esta historia en Huellas Digitales.

¡Abajo Argentina! ¡Abajo Uruguay! El público, en su mayoría varones, ataviados con sombreros y bastones, mostraban su indignación y molestia en la primera final de la Copa América, conocida en ese entonces como Campeonato Sudamericano. 

El 16 de julio de 1916, en Buenos Aires, los asistentes invadieron el escenario donde se iba a disputar la final del torneo de selecciones más antiguo del mundo. Se incendiaron las tribunas, y hubo heridos y contusos. El Comercio de Lima informó el mismo día en su edición de la tarde los inusitados acontecimientos. Lo paradójico es que la pelota ni siquiera se movió.

“Debía jugarse la final del campeonato sudamericano en el local del club Gimnasia, cuya capacidad es sólo para 15 mil espectadores. Entraron, sin embargo, 60 mil que invadieron la pista imposibilitando el juego. El público protestó y pasando a mayores incendió las tribunas que quedaron destruidas, y cometió otros excesos”, explicaba la nota.

El campeonato fue organizado por la Asociación Argentina de Fútbol, como parte de los actos celebratorios del centenario de su independencia. Los participantes fueron, además del anfitrión, Chile, Brasil y Uruguay, eterno rival de los argentinos. La cita deportiva se desarrolló bajo el sistema de “todos contra todos”. El devenir de los resultados dejó las cosas favorables para los uruguayos, a quienes en el último partido, ante los locales, les bastaría un empate para llevarse el primer título de la naciente Copa América.

En ese contexto, lo del día 16 pintaba para ser un choque emocionante, sin embargo, el desborde de aficionados devino en una situación caótica e incontrolable. Como el número de espectadores excedía enormemente la capacidad de las tribunas la multitud terminó ocupando el campo.

Al observar los organizadores que las condiciones mínimas no estaban dadas, la comisión de la asociación de fútbol resolvió postergar el encuentro. Las autoridades coordinaron inmediatamente la realización del partido para un día después y prometieron a los espectadores su ingreso de manera gratuita.

Cuando la noticia llegó a Montevideo el pueblo se enfureció “creyendo que el incidente había sido preparado con el fin de impedir el triunfo del team uruguayo”. Incluso, una numerosa turba marchó por las calles gritando “¡Abajo Argentina!”. Qué mejor prueba que esta para saber desde cuando existe la rivalidad futbolística entre ambas naciones. La situación en la capital uruguaya pareció en un momento desbordarse, cuando la policía tuvo que colocar una guardia especial alrededor de la embajada y consulado argentinos.

Al día siguiente, como se había acordado, ambas selecciones chocaron en la cancha del Racing Club de Avellaneda, donde empataron 0 a 0, lo que convirtió a los orientales en los primeros campeones de la Copa América.

Cien años después Argentina estará en la final nuevamente, pero esta vez frente a los chilenos, que también participaron en el primer Sudamericano.

Habrá pasado un siglo, pero la Copa América mantiene ese sabor especial que combina pasión y buen fútbol, algo que seguramente volveremos a disfrutar en la final de este domingo 26 de junio.


Tags Relacionados:

Copa América

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada