Redacción EC

El californiano Joey Chestnut ganó en Nueva York su octavo título consecutivo como campeón mundial de devorar hot dogs (o "perros calientes"), y aprovechó la ocasión para pedirle matrimonio a su novia, reseñó la agencia AFP.

Chestnut, de 30 años, 102 Kg de peso y 1,82 metros de alto, engulló 61 hot dogs en diez minutos, un poco menos que el récord mundial de 69 establecido por él mismo el año pasado.

"No encontré mi ritmo", confió a la prensa tras la competición.

Pero el día será de todos modos memorable para este devorador insaciable: antes del concurso, se puso de rodillas y pidió matrimonio a su novia delante de 30.000 emocionados espectadores.

"¡Sí!", le respondió Neslie Ricasa, otra competidora frecuente en torneos de atracones.

Entre las mujeres, la campeona Sonya Thomas tuvo que ceder su título a una recién llegada de 28 años, Miki Sudo, quien engulló 34 hot dogs.

De todos modos el récord mundial lo sigue teniendo Sonya Thomas, de solo 45 Kg, quien se tragó 45 hot dogs en el 2012.

La primera edición de esta competencia se remonta a 1916. Aquel año, el campeón devoró 13 hot dogs en 10 minutos, que sigue siendo el tiempo reglamentario del torneo.

TAGS RELACIONADOS