Módulos Tomas de Canal
elcomercio.pe

Ultimas

Día del Niño: el 43,5% de menores de 3 años padece de anemia

Anemia y visitas domiciliarias, por Pablo Lavado

"Se debe poner énfasis en la oferta de salud. Es necesario asegurar que los establecimientos de salud tengan sulfato ferroso", señala el profesor del Departamento Académico de Economía de la UP

María vive en un asentamiento humano de Sechura. Tiene 37 años. Pertenece a una comunidad de mujeres, liderada por una de ellas. Es madre de dos hijas. La menor, Victoria, tiene 2 años y medio. En marzo, Victoria fue diagnosticada con anemia severa. La lideresa de su comunidad le dio dos consejos. El primero, que vaya al centro de salud de Sechura para que le den sulfato ferroso. El segundo, que empiece a alimentar a su hija con productos de origen animal ricos en hierro (sangrecita, hígado, entre otros). Después de dos meses, Victoria ya no tiene anemia. Preguntamos a María qué hizo. Nos contó que todos los días le daba sulfato ferroso y que dos veces a la semana procuraba cocinar sangrecita, hígado o carnes. Los nombres son ficticios, la historia es real.

Tuve el privilegio de escuchar otras historias al visitar asentamientos humanos de Sechura. Con Juan Francisco Castro y Manuel Barrón (Universidad del Pacífico), y en un destacable esfuerzo conjunto con Tania Rodríguez y Lena Arias, del Programa Mundial de Alimentos, estamos implementando un experimento en Sechura. 

Este consiste en capacitar a las madres líderes de los AA.HH. seleccionados en temas de lucha contra la anemia. Los principales mensajes en los que se pone énfasis son la visita al centro de salud, el consumo de alimentos ricos en hierro de origen animal, educación nutricional y la limpieza y aseo. 

Luego de la capacitación, las líderes visitan una vez a la semana a las madres de su comunidad embarazadas y con niños menores de 3 años. El grupo de comparación son los AA.HH. en los que las madres líderes no fueron capacitadas. El programa ya lleva cinco meses de implementación y durará hasta noviembre, cuando mediremos los resultados. Hasta el momento hay historias como las de María. El acompañamiento regular y personalizado por parte de la madre lideresa de su comunidad ha sido clave en la reducción de la anemia.

Pero no todas son buenas noticias. Se debe poner énfasis en la oferta de salud. Es necesario asegurar que los establecimientos de salud tengan sulfato ferroso. En este aspecto, el gobierno regional, la Dirección Regional de Salud y el gobierno local juegan un rol importante. La reducción de la anemia debe ser prioridad en los planes de los candidatos de cara a las próximas elecciones.

Soñamos con más historias de éxito como las de María. Es importante que todos los sectores y los niveles de Gobierno trabajen de manera enfocada y focalizada, sobre todo en un contexto en el que la anemia no cede. ¡Se necesitan tres meses de tratamiento para bajar la anemia! Trabajemos de la mano y no desperdiciemos esfuerzos individuales, ya que esto no le hace bien al Perú.

Tags Relacionados:

Anemia

Salud pública

Sector Salud

Leer comentarios ()

Subir