15 años de cárcel a médico que mató y enterró a menor en 2013
15 años de cárcel a médico que mató y enterró a menor en 2013

, el médico acusado de violar sexualmente y asesinar hace tres años a la adolescente de 16 años, Maryorie Keiko Bonet Vega, en su consultorio de San Juan de Miraflores, en un caso que horrorizó al país en 2013. El médico fue sentenciado solo a 15 años de cárcel por el delito de homicidio simple; y al pago de cien mil soles a favor de los deudos de la víctima.

Recuerda las noticias más importantes de este caso en este

Para la Fiscalía Superior Penal Permanente, Ángel Valdivia Calderón merecía una pena de 35 años de cárcel por delitos de homicidio calificado y violación sexual. Sin embargo, la Sala Penal Permanente estableció que solo se cometió homicidio simple. Ello, debido a que la presunta alteración de las muestras tomadas en la escena del crimen impidió determinar la responsabilidad del acusado con los dos delitos inicialmente atribuidos.

Entre los elementos con los que la fiscal adjunta superior Norma Alamo Martínez trató de demostrar la culpabilidad de Ángel Valdivia Calderón están las contradicciones en la que incurrió el galeno, así como su perfil psicológico, donde se le señala como una persona antisocial y propensa a tendencias libidinosas, así como cínico y calculador. Además, la versión dada por el médico, de que la víctima acudió al consultorio a realizarse una liposucción, fue desmentida por el enamorado y familiares de la víctima, quienes indicaron que la menor seguía un tratamiento ginecológico.

Asimismo, las pruebas de luminol reflejaron gran cantidad de sangre en los ambientes del centro médico. Sin embargo, estos indicios no pudieron ser confrontados con las muestras de la víctima. En principio, porque el lugar de los hechos fue minuciosamente limpiado y también por el avanzado estado de descomposición del cadáver producto de los 21 días transcurridos antes de su hallazgo, así como el uso de otras sustancias químicas no determinadas.

El fallo judicial concluye que la víctima falleció de un paro cardiorespiratorio producto de una reacción adversa al sedante ‘Fentanilo’ que Ángel Valdivia Calderón le aplicó el día 23 de abril de 2013 para realizarle una liposucción. Según la sentencia el acusado, con el fin de ocultar el cadáver, pagó 5 mil soles al albañil Pedro Celso Mendoza Sánchez para que enterrara a la víctima. Este último aceptó haber sepultado el cuerpo en el patio posterior de la vivienda de la calle Ciro Alegría 270, en Villa María del Triunfo.

De otro lado, con el fin de esclarecer si los procedimientos empleados durante el peritaje fueron los adecuados, la Fiscalía pidió que el Poder Judicial disponga una investigación por parte de la Fiscalía Provincial de Turno de Lima Sur.  Asimismo, la Fiscalía ha solicitado que Valdivia Calderón sea también procesado por delito de encubrimiento real.