Unos 2 mil taxis colectivos invaden a diario el corredor azul
Unos 2 mil taxis colectivos invaden a diario el corredor azul
Cristina Fernández

El paradero Flor de Amancaes, en el Rímac, es el punto de partida del corredor Tacna-Garcilaso-Arequipa. En horas punta aproximadamente 70 pasajeros hacen cola para abordar unos de los buses  del . Una situación muy distinta a la del Metropolitano, donde son cientos de usuarios los que esperan por el servicio.

El Comercio recorrió el denominado corredor azul y constató su baja demanda. En la mayoría de los paraderos se observaba de 2 a 5 pasajeros, un número mucho menor al de orientadores e inspectores municipales.

Las unidades que sí lucían llenas de pasajeros eran las de los taxistas que por S/2 o S/3 prestan el servicio de colectivo en las avenidas por las que circulan los buses azules. Los usuarios los prefieren a pesar de la diferencia de precios, pues llegan más rápido a sus destinos.

Según el vocero de Pro Transporte, David Hernández, más de 2.000 taxis colectivos invaden las avenidas Tacna, Garcilaso y Arequipa. Estos, según el funcionario, además de restar pasajeros a los buses azules dificultan el tránsito.

“En su mejor momento el corredor azul atendía a 130.000 pasajeros, y ahora atiende a 110.000. Este factor y las mejoras implementadas han sumado a la nivelación de los pasajes de S/1,20 a S/1,50”, indicó.

Gustavo Guerra García, ex presidente de Pro Transporte, señaló que la reducción fue de casi 60.000 pasajeros, en comparación a los que se atendían en diciembre del 2014. El ex funcionario coincide en que hay una competencia desleal, y considera que el otro factor que originó la caída fue la construcción del ‘by-pass’ 28 de Julio.

Pese a que el problema está detectado, las operaciones que diariamente realizan los 445 inspectores del corredor azul poco sirven para sancionar a los choferes de taxis colectivos.

“A diario se intervienen hasta 700 vehículos, pero la mayoría de ellos por falta de SOAT, licencia de conducir o de inspecciones técnicas. Probar que están trabajando como colectivos es muy difícil”, afirmó David Hernández.