Más de 3.300 vehículos fueron robados o perdieron piezas
Más de 3.300 vehículos fueron robados o perdieron piezas
Pamela Sandoval Del Águila

Hacer añicos las lunas golpeándolas con bujías, cerrarle el paso a las víctimas en calles poco transitadas o aprovechar la congestión en horas punta continúan siendo las modalidades más utilizadas por los delincuentes para apropiarse de vehículos, autopartes o las pertenencias de choferes y pasajeros.

Sin embargo, según la División de Prevención y Robo de Vehículos (Diprove) de la policía, lo que ha variado en los últimos seis meses son los distritos donde operan los asaltantes, así como las horas para perpetrar sus delitos. Mientras que entre el 2010 y el 2015 la mayoría de atracos se registraba entre las 3:00 p.m. y las 11:00 p.m. en San Borja, Surco, La Molina, San Luis y La Victoria, en lo que va de este año 3.347 automóviles fueron robados –a plena luz del día– en San Martín de Porres, Los Olivos, Comas, San Miguel, San Juan de Miraflores, San Juan de Lurigancho y el Cercado.

En menor medida, lo casos de robos también alcanzan a la playa Agua Dulce (Chorrillos), la Av. Trapiche (Carabayllo) y sus similares de César Vallejo y Revolución (Villa El Salvador).

La cantidad de vehículos robados en lo que va del año equivale al 47% del total de unidades livianas nuevas vendidas hasta mayo pasado, de acuerdo con la Asociación Automotriz del Perú: 7.022, la mayoría en Lima.

Para el coronel PNP José San Martín, jefe de la Diprove, la identificación de vías con mayor incidencia de robos, así como la investigación de cada caso denunciado, ha permitido capturar a 118 asaltantes y desarticular a 30 bandas especializadas en el robo de vehículos Toyota, Nissan, Hyundai, Kia, Audi y BMW.

Que la mayoría de dichas unidades robadas haya contado con GPS también contribuyó a reducir el tiempo de búsqueda de los asaltantes y su captura. “Las labores de inteligencia y el uso de tecnología nos han permitido mejorar la recuperación de vehículos: 2.242 hasta el viernes 24; e incautar 4.756 autopartes de dudosa procedencia, valorizados en US$704.770,85”, agregó San Martín.

MONITOREADOS
La relación de puntos críticos para el robo de vehículos y autopartes de la policía coincide con el último reporte del Centro de Operaciones de Servicios de Securitas, empresa que ofrece el servicio de vigilancia vehicular mediante GPS en el país.

“Según nuestras estadísticas, los robos suelen ocurrir entre 7:00 a.m. y 11:00 p.m”, comentó Jorge García Torres, gerente de Innovación y Tecnología de Securitas.
García consideró que el principal aporte del sistema de vigilancia satelital o GPS consiste en el registro de ubicación que proporciona el dispositivo. Así, si la empresa proveedora supervisa la ubicación del vehículo en tiempo real, las 24 horas, aumentan las posibilidades de recuperarlo en el menor lapso posible.

Otro punto a favor es la confiabilidad del equipo GPS, cuyo funcionamiento –en modelos originales– aún no ha podido ser vulnerado por los asaltantes.

“El GPS por sí solo no evita los robos, pero el monitoreo sí permite dar con su paradero antes de que desmantelen los vehículos”, agregó el especialista.