Redacción EC

El cierre parcial de la , sentido norte a sur, provocó una intensa congestión vehicular que se extendió desde la avenida Tomás Valle, en Los Olivos, hasta El Agustino.

La restricción fue originada por un derrame de aceite ocurrido aproximadamente a las 11 de la noche de ayer en un área de unos dos kilómetros de pista. Debido a lo resbaloso de la pista, hubo anoche y durante la madrugada varios accidentes de tránsito que afectaron autos e incluso camiones.



Para realizar los trabajos de limpieza, la concesionaria Línea Amarilla SAC (Lamsac) tuvo que cerrar entre uno y tres carriles por tramos. El congestionamiento fue de tal magnitud que decenas de pasajeros tuvieron que bajar de los vehículos para continuar sus recorridos a pie.

De acuerdo a Lamsac, la vía será reabierta en su totalidad recién desde las 2 de la tarde y durante la noche se culminará con la limpieza.

Además del aceite, se debe retirar el material de contención usado por los trabajadores: arena y desmonte. 

Según, el coronel Jorge Lam, dirección de tránsito de la Policía Nacional,  los trabajadores de la concesionaria utilizaron arena para limpiar el aceite derramado, pero cuando esta se acabó, echaron desmonte, situación que agudizó el problema.