Adulto mayor: Los caballeros de la mesa verde
Luis Silva Nole

La muerte de su esposa, ocurrida el año pasado, lo había sumido en una tristeza profunda. Pero lo que desde su juventud fue una pasión que por falta de tiempo no pudo desarrollar, terminó siendo un impulso anímico que lograría dibujar nuevamente sonrisas en su rostro: el juego de billas sacó de la depresión a Félix Agüero Vives, de 88 años. 

Desde hace dos meses, Félix asiste regularmente a los torneos informales que juegan los integrantes del Club del Adulto Mayor Máster Miraflores, donde la alternancia en empuñar el taco se ve matizada con bromas de todo calibre, muchas de ellas con aroma de antaño. 

Pese a que sus movimientos son lentos, Félix muestra una destreza increíble para el pool. Su golpe es certero sobre la mesa de la Casa del Adulto Mayor de la Municipalidad de Miraflores, ubicada en la cuadra 1 de la calle Arístides Aljovín, detrás del hotel Marriott.

La bola blanca roza a la número 5 y esta, a su vez, empuja a la 9 hacia una buchaca en la esquina de la mesa verde. Su tiro es ganador en el juego de Bola 9. Todos sus socios de mesa dicen que las billas han sacado a Félix del marasmo.

Toda la precisión y la destreza de los adultos mayores en el juego de billas, en la Casa del Adulto Mayor de Miraflores. (Foto: Luis Silva Nole / El Comercio)

“Mis amigos de la juventud ya no están. Y he perdido a mi esposa. Ella era el baluarte de mi hogar. Todo eso me tumbó. Me sentía solo. Pero acá, con las billas, he recuperado la alegría. Jugar me despeja la mente y he encontrado nuevos amigos”, confiesa Félix.

Él es uno de los 30 miembros del club Máster Miraflores, formado hace poco más de cuatro años y que reúne a entusiastas vecinos miraflorinos amantes de las billas, el pimpón y los juegos de dados y cartas.

Los integrantes del Club del Adulto Mayor Máster Miraflores se sienten una familia. (Foto: Luis Silva Nole / El Comercio)

CAMARADERÍA

Para jugar billas se reúnen varias veces a la semana y en diversos horarios. Tienen dos escenarios en el distrito para escoger: la casa del adulto mayor de Aljovin y la de la cuadra 1 de la Av. Ramón Castilla, en la urbanización La Aurora.  Las puertas están abiertas para nuevos integrantes, aseguran estos amigos del taco.

“La camaradería es una característica del club”, dice Víctor Zevallos Bermúdez, de 67 años y ganador de los dos últimos campeonatos formales de billas organizados por el club.

“Amistad. Eso es el club. Soy fundador. Queremos que otros adultos mayores se sientan felices jugando billas. Que se sientan bien”, agrega Zevallos, uno de los favoritos para ganar el torneo que a fin de año enfrentará al Máster Miraflores con el Programa del Adulto Mayor de la Municipalidad de La Molina. 

Las bromas y la alegría son el pan de cada día en el Club del Adulto Mayor Máster Miraflores. (Foto: Luis Silva Nole / El Comercio)

Alejandro Caballero Marca, de 82 años y presidente del club, informa que para enero tienen planeado enfrentarse a representantes de los clubes Regatas Lima y Social Miraflores, y de una cuarta institución social aún por definir. 

“Por nuestra edad nos recomiendan mantener en actividad la mente y caminar. Alrededor de la mesa caminamos bastante y al planear los golpes ejercitamos la mente”, describe Roberto Sánchez Fuentes, de 73 años.

A ver. ¿A quién le toca?