Se sospechaba que una mafia de narcotraficantes del Huallaga enviaría a Lima un importante cargamento de droga que luego iba a ser distrubuido al extranjero. Por ello, la Dirandro armó una operación en la que permitió la captura de diez personas que trasladaban la ilegal carga camuflada en tres camionetas.

La droga estaba camuflada en las puertas y debajo de los tapices de los vehículos.

La banda simulaba ser una caravana minera, pues llevaban chalecos, cascos y otros implementos propios de mineros. Dentro de las camionetas se hallaron varios ladrillos de alcaloide de cocaína, los cuales tenían el sello de un ave.

Estos distintivos representan a la organización que envía la droga y especifica la pureza y calidad de la droga, informó a la prensa el general Julio Mercado, jefe de la Dirandro.

Lee también...

TAGS RELACIONADOS