El 57% de está considerado como zona monumental y, por tanto, es zona de reglamentación especial (ZRE). Ya en una ordenanza del 2001 dividió la zona monumental (de aproximadamente 126,19 hectáreas) en cuatro sectores. Entonces se estableció la altura de los inmuebles, de 9, 12 y 14 metros de alto como máximo. De esta forma, se buscaba la conservación y puesta en valor del tradicional balneario limeño.

Según la Municipalidad Distrital de Barranco– la inversión pública y privada se ve limitada por las restricciones en la ZRE. “Hay zonas de Barranco que no tienen ninguna casona, pero están en la zona monumental”, señala el alcalde Antonio Mezarina.

A las restricciones, por tratarse de un área de valor histórico, se suma el peligro que constituyen las viejas casonas de Barranco. Según el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), más de la mitad de inmuebles de Barranco se encuentran en vulnerabilidad alta y muy alta frente a un eventual sismo.

TAGS RELACIONADOS