“Bicicletas y brechas de género”, por Angus Laurie
“Bicicletas y brechas de género”, por Angus Laurie
Angus Laurie

author

Días atrás se realizó el tercer foro Ciudad y Bicicleta en Lima. El evento se llevó a cabo pocos días después del Día Mundial sin Auto y mostró varias iniciativas interesantes que están sucediendo hoy en nuestra ciudad. Una presentación, realizada por la ONG Mobilis, resaltó los hallazgos de su estudio sobre los usuarios de la ciclovía en la avenida Arequipa.

El estudio ha revelado muchos datos sobre esta ciclovía, incluyendo la cantidad de ciclistas por hora del día, edad, origen, género y destino de los viajes. De alguna manera, este trabajo representa un termómetro sobre el uso de la bicicleta en la ciudad. Ha demostrado que las recientes iniciativas han logrado un uso más extendido de este vehículo como un modo de transporte cotidiano en los últimos años. Un ejemplo es el Ciclodía, implementado por la ex alcaldesa Susana Villarán, mediante el cual la avenida Arequipa se cierra al tráfico vehicular para formar una gran ciclovía cada domingo.

Esto ha ayudado a fomentar el uso de la bicicleta no solo los domingos, sino también en días de semana, para viajes entre la casa y el trabajo. A pesar de esto, Lima todavía está muy atrasada en términos de ser una ciudad ‘cicloinclusiva’. De hecho, un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) del 2015 encontró que Lima reporta el menor porcentaje de viajes realizados en bicicleta de toda América Latina.

Quizás más impactante aún es que de los ciclistas contados en el estudio de Mobilis sobre la avenida Arequipa, solamente 23,2% fueron mujeres.

Para poner esto en contexto, en Montevideo, la capital uruguaya, las mujeres hacen el 40% de los viajes en bicicleta. En España, este porcentaje es 38%; en los Países Bajos es 55%; y en Alemania, 49%. Más preocupante aún es que el porcentaje real de ciclistas mujeres en Lima es probablemente mucho menor que el de la avenida Arequipa.

En Nueva York, por ejemplo, el porcentaje de mujeres en una ciclovía llega al 50% a pesar de tener un promedio mucho más bajo en otras calles, según la consultora 8-80 Cities. Según otro estudio hecho por la Liga de Ciclistas Americanos, las mujeres ciclistas están dispuestas a pedalear fuera de su ruta en promedio cinco minutos más que los hombres para encontrar una ciclovía.

Innumerables estudios han demostrado que para hacer una ciudad más inclusiva para las mujeres necesitamos ciclovías bien diseñadas, es decir, cómodas, seguras y convenientes.

La proporción de ciclistas mujeres es un buen indicador de la calidad de infraestructura que tenemos y, para Lima, estas cifras nos dicen que todavía tenemos una ciudad sumamente incómoda y excluyente para los que se desplazan en bicicleta.

TAGS RELACIONADOS