Redacción EC

IVÁN ÁLVAREZ ARREDONDO

Durante el último feriado largo por las fiestas de fin de año, miles de conductores tuvieron que afrontar nuevamente un intenso tráfico en el circuito de playas de la , entre Miraflores y Chorrillos. El panorama, sin embargo, no será distinto en las próximas semanas, según lo advirtieron a El Comercio especialistas en transporte.

, director de la ONG Luz Ámbar, señaló que el número de vehículos que circulan a diario por la Costa Verde se duplica en y llega a 130 mil durante los fines de semana. No obstante, añadió: “La vía aún no tiene una adecuada infraestructura para soportar la fuerte carga”.

POCOS PARQUEOS, MUCHOS AUTOS
Alfonso Flórez, gerente general de la fundación Transitemos, sostiene que la situación se complica por la falta de estacionamientos a lo largo de los 14,5 kilómetros de la autopista.“Si toda la población llega a las playas en carros propios y no hay suficientes parqueos, el caos vehicular está asegurado”, dice.

En las 25 playas que hay entre Miraflores, Barranco y Chorrillos, las comunas distritales han habilitado espacios para unos 1.350 vehículos.

En un recorrido realizado ayer por la mañana, El Comercio constató que en playas como Waikiki, Los Pavos y Agua Dulce el caos vehicular se da no solo porque las vías son angostas y se reducen a dos carriles, sino porque los conductores compiten entre sí para ingresar a los estacionamientos.

OBRAS ATRASADAS
Miguel Torres, especialista en infraestructura vial, consideró vital que la Municipalidad de Lima acelere las obras en la Costa Verde, entre San Isidro y Chorrillos: “La mayor congestión se da entre Miraflores y Barranco. Allí se requiere ensanchar la vía, construir más puentes peatonales y habilitar nuevos accesos”.

Este Diario observó ayer que las rampas de las bajadas Marbella y Sucre, que son parte de la primera etapa de las obras en la vía (entre San Miguel y Magdalena), aún no funcionan pese a que la Empresa Municipal Administradora de Peaje de Lima (Emape) . ayer no se pronunció sobre las demoras.

SALIDAS AL PROBLEMA
Quispe y Flórez dijeron que para evitar la congestión de esta vía en el verano las autoridades deben de impulsar un mayor uso de transporte público.

“Se puede extender la ruta del Metropolitano o permitir a otras empresas de transporte circular los fines de semana”, recomendó Flórez.

Candia señaló que la debe establecer paraderos de taxis a fin de evitar el desorden por estas unidades.