Vendedores ambulantes de zapatillas, ropa y otros artefactos han convertido el Puente Trujillo, que une y el Rímac, en otro punto de comercio informal.

Durante las noches, los informales colocan sus productos en la vía pública, ocupando es espacio para peatones. Todo ocurre a pocas cuadras del Palacio de Gobierno.

Por ello vecinos de la zona, piden a la Municipalidad de Lima recuperar el espacio público y el orden.

Pero este no es la única zona del Cercado de Lima que ha sido invadida por vendedores ambulantes. A través de las redes sociales, usuarios denuncian presencia de comerciantes en otras importantes calles y avenidas. Por ejemplo, desde abril se reporta presencia de ambulantes en el by-pass 28 de Julio. Los vendedores aprovechan el tráfico en los túneles.

Lee también: