Redacción EC

La decisión de del acantilado de la en el tramo San Isidro - Chorrillos permitirá tener geomallas en las zonas de mayor riesgo de la vía. Sin embargo, a opinión de las acciones para prevenir casos como el del tras la caída de una piedra debieron empezar hace años.

“Uno de los déficits de la Autoridad de la Costa Verde es que no ha podido compatibilizar las expectativas de los distritos con los intereses del conjunto de la zona que es un espacio público de toda Lima”, dijo en entrevista para Canal N.

El gerente general de la Autoridad Autónoma de la Costa Verde destacó que la presencia de geomallas podrá evitar que caigan piedras similares a la que causó el fatal incidente del pasado lunes 20 de enero, pero no podrá prevenir grandes deslizamientos de tierra.

“Desde hace años se dejó de invertir en obras que permitían ganarle espacio al mar. Lo que necesitamos para darle un tratamiento más permanente al problema es retirar la vía de la parte de abajo de los acantilados y que se gane terreno al mar”, añadió.

OBRAS EMPIEZAN HOY
Aunque no pude detallar con qué tareas exactamente empezarán hoy las obras de enmallado, D’Angelo explicó que el equipo técnico a cargo tendrá que determinar el tipo de intervención que se tendrá que hacer en cada zona del acantilado.

“El tratamiento va a depender del tipo y la vulnerabilidad del acantilado y uno de esos tratamientos es el enmallado (...) En algunos casos habrá interferencia en la vía y habrá que hacer un plan de desvío que será presentado a la Gerencia de Transporte Urbano”, comentó.