Crimen en Armendáriz: las hipótesis que maneja la policía

Veintidós disparos acabaron con la vida de Luis Fernando Moreno Senepo (43), el sujeto que ayer fue asesinado en la Bajada de Armendáriz en , en lo que la policía ha calificado como un aparente ajuste de cuentas. El ensañamiento y la forma de actuar de los delincuentes hacen sospechar a los detectives, que la víctima habría estado vinculada a negocios turbios.

Si bien los reportes policiales precisan que Luis Moreno tenía antecedentes por tenencia ilegal de armas y lesiones leves, y que además purgó condena en el penal de Lurigancho en 1997 y 1999 por robo agravado, la PNP considera la hipótesis de que Moreno no era el blanco de los pistoleros, sino su mejor amigo.

Horas antes de la persecución y el ataque en Miraflores, Moreno había estado en una discoteca de Barranco junto a dos amigas y un sujeto identificado como Marco Antonio Chong Muñoz (38). Según la información de los amigos y familiares de Moreno, ambos eran buenos amigos. “Debido a su parecido físico, las amigas de la víctima llegaron al lugar y en un inicio pensaron que se trataba de Chong Muñoz”, señaló un detective que investiga el caso. 

Los agentes de criminalística hallaron en total 40 casquillos de balas en la escena del crimen. Se trata de municiones de pistola Parabellun de 9 milímetros. De otro lado, la policía investiga la relación de Moreno con Leslie Karen Arrascue Cubas, quien figura como propietaria de la camioneta Toyota Rav4, color gris, de placa  D6R-124, que manejaba la víctima”.

Néstor Moreno, hermano de la víctima, contó a los investigadores, que Luis Moreno era taxista, se ganaba un dinero extra con la compra y venta de autos, y hacía dos días que sus familiares no sabían dónde estaba. Tanto Arrascue Cubas como Chong Muñoz  han sido citados a la sede de la Dirincri para ser interrogados.

TAGS RELACIONADOS