Casi tres años después del horrendo crimen de la adolescente Maryorie Keiko Bonet Vega, el Poder Judicial condenó a 15 años de prisión al asesino confeso, el médico .

El 23 de abril del año 2013, Ángel Valdivia recibió a la menor en su consultorio de San Juan de Lurigancho, la dopó y asesinó. Según investigación de la fiscalía, también ultrajó sexualmente a la joven. Para intentar cubrir el crimen, el sujeto llevó el cuerpo hasta una vivienda de Villa María del Triunfo, donde, con ayuda de un albañil, la enterró.

A pesar de haber negado el crimen, el testimonio que inventó para tratar de disuadir a la policía se vio desbaratado por la grabación de una cámara de seguridad que registró el ingreso de la menor de edad a su consultorio.

Se supo además que Valdivia Calderón habría pertenecido al mando logístico de Sendero Luminoso. El hombre incluso fue capturado en 1997 por agentes de la Dirección Contra el Terrorismo (Dircote).

Pese a que la fiscalía pidió 35 años de prisión por el crimen, la Sala Penal Permanente estableció que solo se cometió homicidio simple y lo condenó a 15 años. Ello, debido a que la presunta alteración de las muestras tomadas en la escena del crimen.